sábado, 16 de junio de 2018

¿Esto es el mundo?

Hace unos días, navegando por Internet, me encontré con muchos comentarios acerca del videoclip de una canción llamada "This is America" ("Esto es América"), una canción con una importantísima carga simbólica, una canción que nos ofrece una crítica y al mismo tiempo nos da unos cimientos sobre los cuales podemos comenzar a reflexionar, una canción y una representación gráfica impresionantes.


En ella se trata sin ningún tapujo la cruda realidad que todos vemos y conocemos de la sociedad americana (refiriéndonos a Estados Unidos), o por lo menos de una parte importante de ella, una parte que llega a nosotros por las noticias, por ejemplo. Día sí y día también vemos en el telediario, en el periódico o en Internet como un policía mata a una persona de tez negra sin motivo aparente o como un estudiante que llega armado al instituto y siega las vidas de compañeros y docentes...

Vemos esto
Nos horrorizamos y escandalizamos
Decimos "¿Como pueden currir estas cosas en pleno siglo XXI?"
Lo pensamos 3 segundos, 3 segundos de reflexión
Nos olvidamos porque ya hemos sido atraídos por otra noticia o, simplemente porque tenemos otras cosas "más importantes" en las que pensar

No os preocupéis, este proceso se volverá a repetir de manera cíclica, una y otra vez cada vez que veamos algo parecido. Son personas, sí, pero sin rostro para nosotros, son problemas del otro lado del charco, nos dan igual. Triste, muy triste, pero también cierto, dolorosamente cierto.


Es bien sabido por todos nosotros los problemas de racismo que siempre han existido en este país, ya con ejemplos en la historia del mismo podemos hablar de las leyes discriminatorias en contra de los negros posteriores a la guerra civil en los estados del sur, pasando por la aparición de organizaciones como el Ku Klux Klan hasta la propia esclavitud de estas personas. ¿Y todo esto por qué?

Pero la cosa no trata "solo" el racismo (ya supone mucho criticar este aspecto de la sociedad) sino que también arremete contra el abuso que se está produciendo alrededor de las tecnologías y las redes sociales, ese afán de compartirlo todo con el resto del mundo antes de ocuparnos de nuestras necesidades reales, y aún más, ataca la militarización de la sociedad, la venta de armas, objetos cuya finalidad es el provocar el mayor daño del otro, llegando al extremo de la muerte. La enfermiza facilidad con la que se pueden obtener, los casos incesantes de asesinatos, y como las armas son el poder y quien las controla es quien controla ese poder. La supremacía del arma por encima de la persona asesinada por ella. El arma que elimina a alguien, o incluso a algo, sin rostro, desconocido, uno más de otros muchos.

Pero lo peor de todo esto es que no solo ocurre en este país, sino que a diferentes niveles podemos encontrarnos con situaciones semejantes en todo el mundo, en todas las sociedades diferentes, en todas las personas. Violencia entre personas, que impresionante, matarnos entre nosotros porque yo tengo la tez de color blanco y tú la tienes de color negro. ¿Acaso importa? ¿Creéis realmente que hay razas diferentes dentro del propio Homo sapiens sapiens? ¿Hemos evolucionado de forma diferente blancos, negros, asiáticos... como para poder hacer esta distinción desde un punto de vista biológico?


En esta obra de arte contemporánea se deja ver como solo nos dirigimos a un sitio oscuro, a un sitio del que no saldremos bien parados, a un sitio del que no podremos volver y en el que, llegado el momento, de poco valdrán los arrepentimientos, un punto de no retorno en el que nuestra humanidad habrá desaparecido ya por completo y solo quedará el silencio.




Aquí dejo el vídeo que se ha comentado, cuando lo veáis fijaos muy bien en absolutamente todo, hacedlo con tiempo porque lo mejor sería que lo vieseis varias veces. Si lo preferís buscad alguna explicación subjetiva ya compartida por Internet, pero os recomiendo sacar vuestras propias reflexiones.




Gonzalo López Souto
1º B

No hay comentarios:

Publicar un comentario