martes, 2 de septiembre de 2014

De interés

Se vos interesa o conflito que está a suceder en Ucrania, botádelle un ollo a este enlace:
http://liveuamap.com/?ll=48.093408213709814;399.170263061523&zoom=8
É un mapa que vai amosando moitos dos sucesos ocurridos durante o conflito neste país.

Alejandra Picón Romero, ex-alumna de BI.

sábado, 26 de julio de 2014

Ideas versus manzanas

Hoy reproduzco el artículo de opinión firmado por Pedro Puy en el que se cita este blog, motivo por el cual desde aquí le damos las gracias por darnos la oportunidad de abrirnos nuevas fronteras de divulgación. 
La idea principal que domina el artículo seguirá siendo objeto de nuestra reflexión inevitablemente en el futuro, pues no estamos dispuestos a renunciar a una mirada crítica sobre los problemas que nuestro tiempo nos obliga a pensar.


¡Buen verano!

PEDRO PUY
La Voz de Galicia. 20 de julio de 2014  

Escribe Michael Ignatieff, nunha recomendable lectura para o verán (Fuego y Cenizas: Éxito y fracaso en política, Taurus, pax. 186): «A democracia depende da persuasión... Na política que temos agora, a persuasión está desaparecendo. En democracias parlamentarias e presidencialistas por igual os votos decídense de antemán e nada depende da persuasión, do intento por chegar á bancada de enfrente. [...] Cando a persuasión non cabe no debate democrático, os intercambios vólvense inútiles representacións de acritude. Nada reduce máis a estima dun cidadán pola democracia que ver a dous políticos inxuriándose mutuamente nunha Cámara polo demais baleira, e isto é algo común aos Parlamentos de todo o mundo».
Uns estudantes do bacharelato internacional do IES Rosalía de Castro compostelán visitaron recentemente o Parlamento de Galicia, para presenciar parte dun dos seus plenos ordinarios. No seu blog, titulado ¿Qué es una manzana?, recolleron as súas impresións tras a visita, das que reproduzo literalmente algúns extractos, deixando constancia de que en ningunha das entradas do blog se fixeron distincións partidistas: as observadoras falan dos «políticos» de todos os grupos, sen distinguir entre «esquerdas rupturistas» ou «partidos sistémicos».
Mónica: «Ese pleno parecía un patio de colegio con niños pequeños hablando cada uno de una cosa, sin respetar el turno de palabra, sin mirarse a la cara al exponer el tema que el otro le tenía que debatir, además de gritar e increpar lo que el adversario decía, vamos, como si la sala fuese un estadio de fútbol, el pleno un partido y los diferentes políticos jugadores cuya misión es meterle un gol al rival. Asistimos pues, a un acto en el que los políticos se dirigían unos a otros con palabras vacías, intentando quedar bien de cara al público y sabiendo que dijesen lo que dijesen unos iban a abuchear y otros a aplaudir automáticamente». Sara: «Todo es una campaña electoral continua y se aplauden o se abuchean cuando ellos lo creen conveniente. Trabajan para ellos mismos, para los partidos, pero lo disimulan demasiado bien, ya que nos alimentan con palabras huecas que nos dan esperanza».Reaccións que resume perfectamente Ana no título da súa entrada no blog: «Si no se miran entre ellos, ¿cómo van a mirarnos a nosotros?»; na que afirma: «Nuestros políticos no hablan entre ellos. Y cuando dan sus pequeños discursos uno detrás de otro, no hablan de nosotros. La clase política ha perdido el diálogo, la argumentación, [...] y todavía habrá quien se pregunte por qué no nos interesa la política».
Certamente, o feito de que as impresións das estudantes compostelás de bacharelato estean avaliadas por todo un profesor da Universidade de Harvard, ou que sexan extensibles a todas as democracias, con independencia de que sexan parlamentarias ou presidencialistas como lembra Ignatieff, non é consolo dabondo. O blog ¿Qué es una manzana? toma o seu nome dunha máxima de Bernard Shaw: «Se ti tes unha mazá e eu outra e as intercambiamos ambos ficaremos cunha mazá; pero se ti tes unha idea e eu teño outra, e as intercambiamos, entón cada un de nós terá dúas ideas».
Intercambio de ideas, e non de mazás voando con acritude desde unhas bancadas cara as outras. É o que cabe esperar do parlamentarismo. Incluso aínda que o intercambio de ideas no Parlamento só sirva para que haxa máis ideas a considerar e non se altere o previsible resultado das votacións. Xa Lord Palmerston, primeiro ministro inglés a mediados do século XIX, en pleno período do chamado «Goberno pola palabra», recoñecía entón con elegante cinismo: «Os discursos dos meus adversarios fixéronme cambiar moitas veces de opinión, pero nunca de voto».


Pedro Puy é portavoz do PP no Parlamento de Galicia

martes, 22 de julio de 2014

A imposible educación imparcial dun fillo.

Aínda que a min xa se me acabaron este curso os meus días en BI, deixo neste blog unha das moitas reflexións que se me están vindo á mente este verán, simplemente por se a alguén lle interesa.

O título desta entrada de blog reza "A imposible educación imparcial dun fillo.", tema que expoñerei nas liñas vindeiras.

Moitas vesces inténtase educar a un rapaz desde unha perspectiva liberal, na que el ou ela aprenda a pensar por si mesmo e a desenvolver un sentido crítico sobre o mundo que o/a rodea, cousa que por moitos se ve como algo bo. E, precisamente, nese vocablo radica o problema: moitos veno como algo bo, pero para outros iso é algo malo. Non imos entrar en detalles sobre por que pode ser bo ou malo, pero é o noso punto de partida para o que intento expoñer. O primeiro interrogante é o seguinte: pódese considerar que educar a un fillo nos preceptos do liberalismo e dun xuízo crítico é unha maneira consciente ou subconsciente de adoctrinación? Ou, pola contra, o termo "adoctrinación" só se pode usar no caso dunha educación totalmente contraria á exposta? E, nese caso, ¿por que se pode considerar mala esa educación? ¿Que é o que distingue unha maneira de ensinar da outra nos termos de "bo" ou "malo"? É a adotrinación boa nalgún momento? Calquera dos dous posibles tipos segundo as liñas de arriba?

Ao largo da historia escoitamos o caso de eventos e sucesos de índole política, nos que se pode observar como existiu un afán por reclutar xente, sobre todo noviña, en prol dos ideais perseguidos. A partir de acontecementos coma eses estamos concienciados sobre un suposto poder negativo da adoctrinación. Pero, cando edcuamos a un rapaz, cando unha nai, un pai, corrixe ó seu fillo pequeno, ou lle fala de certas cousas, ou lle di "le isto", ou "non leas aquilo", non o estamos adoctrinando no fondo? Non estamos intentando que sala como nós desexamos? É moi posible que moitos pais non vexan nos seus fillos o modelo de persoa que pretendían crear pero, haise que dar conta de que foron eles os que lles inculcaron certos coñecementos e experiencias que, ó fin e ó cabo foi o que axudou a moldealos, creando un humano con ideas propias que ben pode ser que sexan simplemente o resultado de experiencias aprendizaxes supostamente olvidadas, traumas, aprendizaxes frescas e a relación con outros moitos da súa especie e co medio.

Atendendo a todo isto, pódese falar de liberdade? Podo asegurar que son libre? O feito de estar pensando deste xeito agora mesmo, sobre isto, cun ordenador determinado, sentada nunha postura en concreto, sin o reloxo porque me molesta, con sono pero con ganas de escribir, é simplemente así porque fun libre de conformar unha opinión totalmente imparcial ou porque é o que me induciu a facer toda a educación recibida de meus pais, así coma a que recibín do resto do medio?

Pode ser algo angustioso pensar en que todo o facemos dun xeito porque nos moldearon para facelo así, pero dádelle voltas. É a liberdade isto? Ou, por outro lado, é máis libre un bebé recén nacido, con toda a súa vida e experiencias por escribir que nós? E, levándoo aínda a un extremo aínda maior: ese bebé non é o froito dunha coidada xenética que nos programa para ser ou actuar de certo modo nalgún ámbito ou situación determinada? Polo mero motivo de ter forma física pódese falar xa de non liberdade, dado que non podemos elixir a forma ca que nacemos? E o feito de non ter forma podería otorgar a liberdade, ou sería a mesma situación, pero vista ó revés: non tes forma porque é  o característico no teu caso e non o podes alterar?

Así pois, podemos dicir que existe a liberdade, ou é so un froito da esperanza do ser humano? Estamos en verdade "condenados a ser libres"?

Creo que este é un tema complicado, pero que merece a pena discutir algo. Aí volo deixo. A ver que vos parece...

Ánimo co curso que vén, que ides sudar a gota gorda! :)

Alejandra Picón Romero, ex-alumna de BI, Letras.

viernes, 4 de julio de 2014

Emociones y razones


    Hoy os recomiendo un artículo del pensador y profesor de economía Félix Ovejero sobre el papel que  juegan las emociones en la legitimación de los derechos. Como ya sabéis últimamente el debate político en  nuestro país está en gran parte monopolizado por argumentaciones falaces de superación de la crisis, como la deriva nacionalista y el pretendido derecho a decidir, que encuentra su justificación en el principio último del deseo (“es que lo quiero”)

Veamos el comienzo:
 La apelación nacionalista a los sentimientos es constitutiva. Sucede con ideas fundamentales, como identidad (“yo me siento más catalán que español”), y también con otras más circunstanciales, como desafección (“no nos sentimos queridos”). Un uso peculiar del lenguaje. Querer a pueblos enteros me parece una desmesura para la que me reconozco incapaz. Tampoco lo demando. Resignadamente, sólo aspiro a que me quieran mi pareja y algún amigo. De mis conciudadanos espero que defiendan mis derechos y consideren mis opiniones. Por otra parte, para lo que importa, yo soy catalán, español, europeo y, puestos a precisar, terrícola. No estoy orgulloso de tales títulos que no he hecho nada para merecer. Por lo mismo, no le doy mayores vueltas a la idea de sentirme catalán, español, europeo o terrícola. Si mi vecino me dice que se siente americano o marciano, me parece raro, pero no le concedo a su sentimiento relevancia política, por más que no deje de preguntarme qué sentirá exactamente. Me empiezo a preocupar cuando quiere levantar fronteras a partir de tales extravagancias. No me gusta que los sentimientos de algunos decidan la ciudadanía de otros. Por ejemplo, no contemplo que los españoles, sintiéndonos explotados por —y distintos de— los gallegos, pudiéramos votar su expulsión.

Así critica que el sentimiento actúe como principio último de práctica política, cuestionando el hecho de que se le atribuya calidad a la emoción:
Resulta valiosa por sí misma y no necesita justificación ulterior. La argumentación se apuntala en tres premisas: la primera sirve para liberarse de responsabilidad (“yo lo siento así”, “son mis sentimientos”); la segunda, para evitar la discusión (“son emociones, no razones”); la tercera, para imponer silencio sobre las emociones (“se han de respetar mis sentimientos”). De ahí, con cierta naturalidad, concluye: “No cabe pedirme explicaciones de aquello que rige mi conducta”. En esas condiciones, a los demás no nos queda otra que entender, comprender y, de facto, someternos a las emociones.
Argumentar de este modo no satisface las exigencias de racionalidad pues precisa una base empírica que proporcione realismo a dicho afecto, al tiempo que debemos estar en condiciones de valorar su contenido, pues no todas las emociones merecen ser respetadas. Reconocer que las emociones son ciertas no quiere decir que sean indiscutibles. Ese es nuestro reto y nuestra obligación.

Podéis leer el artículo completo en el siguiente enlace.

jueves, 19 de junio de 2014

¿Puede entenderse la imaginación como una forma de conocimiento?

La imaginación muchas veces es infravalorada ya que no parece una fuente fiable de conocimiento. Si nos paramos a pensarlo, la imaginación no es más que un conjunto de imágenes aleatorias formadas por aquellas que teníamos en nuestra mente, y que pueden resultar en una imagen coherente o no. La cuestión que nos planteamos hoy es la siguiente: a pesar de esto, ¿cual es el valor de la imaginación como fuente de conocimiento?
Muchos escritores a lo largo de la historia se han imaginado y han plasmado en sus obras futuros que se aproximan de una forma muy exacta a la estamos viviendo ahora mismo. Los mayores exponentes de este hecho en los que podemos pensar pueden ser George Orwell o Aldous Huxley, que con sus imprescindibles libros nos han ilustrado un futuro muy similar a la actualidad en la que nos encontramos. Lo más sorprendente es que estas ideas nacieron única y exclusivamente de su imaginación. Esto solo puede significar una cosa: efectivamente, la imaginación puede llegar a ser considerada una forma de conocimiento buena.
Además, teniendo en cuenta que las imágenes y las ideas formadas en nuestra imaginación están formadas por imágenes reales que hemos visto, también puede ser considerada una forma de expresión del conocimiento almacenado en nuestro subconsciente, que forma nuevo conocimiento basándose en experiencias pasadas.
Por lo tanto, la imaginación es una importante fuente de conocimiento, que debería ser más potenciada y estudiada y a la que se le debería dar un mayor reconocimiento.

José Rodríguez Vilas.

Procrastinación.

En los últimos tiempos se ha introducido una nueva palabra a nuestro vocabulario: procrastinación. Es un calco de la palabra inglesa procrastination, y su significado "acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables". ¿Qué es lo que nos ha llevado a la aparición de esta palabra en nuestro día a día?
Adía de hoy, tenemos mucho más tiempo libre que antaño. Mientras que hace unos años había que trabajar más y más duro para lograr un bajo nivel de comfort, en la actualidad las cosas han cambiado y podemos obtener un mejor nivel de vida con menos trabajo. Esto nos proporciona más tiempo libre y la posibilidad de emplearlo en cosas muy diversas, aunque muchos casos este tiempo es malgastado.
La población de hoy, en especial la juventud, encuentra severas dificultades a la hora de concentrarse en una tarea que necesita acabar en un tiempo determinado. Esto se debe a que muchas veces estamos rodeados de distracciones que se nos presentan como agradables y más fáciles alternativas a lo que realmente debemos hacer, y nos dejamos llevar. La aparición de internet y los móviles y el hecho de que a día de hoy el esfuerzo para lograr el bienestar es algo que ha quedado en el pasado han creado una generación de gente que lo deja todo para el último momento y se guía por la ley del mínimo esfuerzo: los procrastinadores.
Y la pregunta que me planteo es la siguiente: ¿es esto culpa del gran número de nuevas distracciones con las que contamos o un problema de valoración del esfuerzo?

Carlos López-Lazcano Vázquez.

martes, 17 de junio de 2014

¿Nos beneficia el egoísmo?

Hace poco he tenido la oportunidad de estudiar dos formas diferentes de entender qué debe guiar a los dirigentes de un país a la hora de tomar una decisión. Una era la del conocido filósofo y creador del capitalismo Adam Smith, que defiende que todas las personas deben tomar sus decisiones pensando en sí mismos, es decir, de forma egoísta, mientras que otro filósofo, John Rawls, decía que para que una decisión que afecte a muchas personas sea legítima debe tomarse sin pensar en las consecuencias que ésta puede tener para él mismo. Esta última teoría conocida como el “velo de la ignorancia”.
Estas dos visiones tan distintas me han hecho reflexionar y pensar en qué sería, en verdad, lo mejor para un gobierno. La teoría que defiende Adam Smith es en parte cierta, ya que si todo el mundo busca beneficiarse a sí mismo, de alguna manera la sociedad avanza y progresa. Esto lo vemos reflejado en el capitalismo, que es una sociedad en la que la tecnología mejora y cambia todo el tiempo, donde los servicios que se ofrecen son cada vez más completos y perfeccionados, etc. Esto es así puesto que todos intentamos mejorar nuestra propia situación, ganar más dinero o más reconocimiento. Si no existe una competencia por ser el mejor o para destacar en algo, las personas tienden a dedicar menos esfuerzo a sus labores por falta de una motivación.
Por otro lado, la teoría del velo de la ignorancia también tiene parte de verdad. Si un político solo toma sus decisiones pensando en las consecuencias que tendrá para él, como sugiere la teoría de Adam Smith, al final solo va a tomar decisiones que beneficien exclusivamente a su persona. De este modo puede estar perjudicando a muchos otros colectivos. Por ejemplo, si se adjudica a sí mismo y al resto de políticos sueldos altísimos a costa de reducir el presupuesto en sanidad, estaría mejorando su situación pero empeorando la del resto de la población. Por lo tanto, esto desmiente en parte la teoría de Adam Smith. Pero si no pensamos en las excusas en absoluto, puede llegar a tomarse una decisión que perjudique a toda la población, lo cual sería contraproducente.

Esto nos lleva a una conclusión un tanto confusa: ambas teorías son ciertas y falsas al mismo tiempo. Y la pregunta que me planteo es la siguiente: ¿cuál sería la más adecuada para ser aplicada en un gobierno real?

José Rodríguez Vilas

lunes, 16 de junio de 2014

¿Solidaridad o egocentrismo?

Tras la lectura de Salvar una vida, de Peter Singer, me he parado a pensar en el significado de la palabra solidaridad. Es cierto que muchos de nosotros nos consideramos personas solidarias, nos gusta ayudar a quienes lo necesitan, y esta es una cualidad que demostramos si se nos presta la ocasión conveniente para ello. No obstante, ¿hasta que punto realmente somos lo que se dice solidarios?

Cuando una persona decide colaborar con alguna ONG, ya sea donando dinero, comida o lo que se pida, se supone que nadie la está obligando a hacerlo, sino que es él mismo el que decide que quiere destinar parte de sus beneficios a otras personas. Personas que no conoce. Personas en las que pensará en el momento de la donación, pero de las que probablemente se olvidará instantes más tarde. Sin embargo, ese colaborador se sentirá mejor consigo mismo después de aportar su granito de arena contra las desigualdades en el mundo. Se dan numerosos casos en los que esa persona pensará “yo he ayudado a alguien, me siento lleno, vivo, lo he hecho, soy mejor persona”. Al mismo tiempo, podemos identificar esta actitud como egocentrismo, ya que gracias a esa acción (solidaria, que duda cabe) esa persona piensa en si misma y probablemente más que en los destinatarios de la ayuda. ¿Dónde está la barrera entre el ser solidarios o egocéntricos y egoístas en el sentido de buscar la satisfacción personal tras llevar a cabo una labor altruista?

En el libro, Singer también comenta que a menudo solo realizamos acciones altruistas si “alguien nos está mirando”. El ser humano posee es cualidad: desea adulación y reconocimiento por cada acción buena que realiza, pero si hace algo considerado como “malo” y nadie lo sabe, hará todo lo posible por ocultarlo. Parece ser que si no existe ningún testigo de nuestras buenas o malas acciones, será como si no existiesen. Entonces, ¿si todos ocultamos lo malo a los demás, este terminará por desaparecer? ¿Solo mostrando nuestras buenas acciones, estamos siendo por ello mejores personas? No creo que esto sea cierto, ya que independientemente de lo que los demás piensen o sepan de nosotros, cada persona debería buscar su autorrealización personal.

Generalmente, todas las personas nos sentimos mejor cuando ayudamos a quienes lo necesitan, ya sea con pequeños actos día a día (ayudar a cruzar la calle, invitar a un bocadillo a quien no puede pagárselo) o con colaboraciones a gran escala (ONG, donaciones a otros países). Por lo tanto, si hacemos el día a día de los demás un poco menos duro y al mismo tiempo moralmente nos vemos realizados, ¿importa tanto si tiene más peso la solidaridad o la autorrealización personal, o estos son dos términos que van de la mano? Al fin y al cabo, ¿la idea no es intentar mejorar el mundo?

Iria Esperón Abril. 1ºBI-C