sábado, 24 de enero de 2015

¡Hazme una pregunta!

En una entrada anterior se comentaba el daño que podían hacernos las redes sociales si nuestra información caía en manos no deseadas pero... ¿Somos conscientes del daño que podemos hacer nosotros a los demás con nuestras publicaciones?

Pongamos por ejemplo ask, una red social en la que se nos hacen preguntas anónimamente con el fin de saber más sobre nosotros.Si bien es cierto que muchas veces lo único que hacen los anónimos es criticarnos, otras veces nos preguntan cosas sobre nuestra vida personal, nuestros gustos y lo que opinamos sobre los demás.

Hasta ahí quería llegar yo. El otro día, sin ir más lejos, me encontré con cierta persona a la que le preguntaban quién le parecía guapo/a y quién no de una lista. Está bien, si eres de esa gente que le ha parecido guapo/a puedes sentirte hasta halagado, si eres de los que ha sido calificado/a como normal, puede resultarte indiferente; ¿Y aquellos a los que llama feos/as? ¿Qué pasa con ellos? ¿No sería lógico que se sintiesen ofendidos? ¿Quiénes nos creemos que somos para opinar sobre el físico de los demás, para colmo, por Internet? Realmente, no somos nadie.



jueves, 22 de enero de 2015

Demasiados nombres

Se enreda el lunes con el martes
y la semana con el año:
no se puede cortar el tiempo
con tus tijeras fatigadas,
y todos los nombres del día
los borra el agua de la noche.
Nadie puede llamarse Pedro,
ninguna es Rosa ni María,
todos somos polvo o arena,
todos somos lluvia en la lluvia.
Me han hablado de Venezuelas,
de Paraguayes y de Chiles,
no sé de lo que están hablando:
conozco la piel de la tierra
y sé que no tiene apellido.
Cuando viví con las raíces
me gustaron más que las flores,
y cuando hablé con una piedra
sonaba como una campana.
Es tan larga la primavera
que dura todo el invierno:
el tiempo perdió los zapatos:
un año tiene cuatro siglos.
Cuando duermo todas las noches,
cómo me llamo o no me llamo?
Y cuando me despierto quién soy
si no era yo cuando dormía?
Esto quiere decir que apenas
desembarcamos en la vida,
que venimos recién naciendo,
que no nos llenemos la boca
con tantos nombres inseguros,
con tantas etiquetas tristes,
con tantas letras rimbombantes,
con tanto tuyo y tanto mío,
con tanta firma en los papeles.
Yo pienso confundir las cosas,
unirlas y recién nacerlas,
entreverarlas, desvestirlas,
hasta que la luz del mundo
tenga la unidad del océano,
una integridad generosa,
una fragancia crepitante.
"Demasiados nombres", Pablo Neruda.

Reflejo de una concepción del mundo que pone en manifiesto la reiterada búsqueda del carácter instrumental de los factores que condicionan la vida humana, y, de alguna manera, que contribuye a la instrumentalización del ser humano. ¿No deja acaso una puerta abierta a la alternativa?
Es esa posible crítica al desconocimiento provocado por una falta de análisis que pretende Neruda la que nos lleva a pensar en la degeneración de la naturaleza humana que podría acompañar a su instrumentalización. Un análisis crítico y reflexivo de nuestro entorno, en referencia a nosotros mismos que constituyera la llave de un conocimiento antes empolvado.
Colateralmente a esto, nos encontramos con la denuncia al juego que se establece dentro de nuestro marco de referencia, la creación de etiquetas y cualidades para designarnos a nosotros mismos y a aquello que nos rodea. Acción que, al mismo tiempo que nos sirve de apoyo para estructurarnos socialmente, también puede perjudicar nuestra forma de entender el mundo, alejándonos de la posibilidad de cuestionarnos (a ellos y a nosotros) a lo largo del tiempo.
¿No nos priva esto de una parte de nosotros? ¿Cómo influye a la hora de determinar nuestra identidad?

Aida Carril Barcia 1º BI






miércoles, 21 de enero de 2015

La muerte en Venecia, Thomas Mann





“Pero se diría que nada embota tan rápida y radicalmente las capacidades de un espíritu noble como la amarga y sutil fascinación del conocimiento; y es un hecho que, por melancólica y concienzuda que sea, la escrupulosidad del adolescente queda minimizada si se la compara con la sólida resolución del hombre que, dueño al fin de sí mismo, decide negar el saber y lo rechaza, prescindiendo altivamente de él en la medida en que amenace con paralizar, entorpecer y deshonrar la voluntad, la acción, el sentimiento e incluso la pasión.”

A partir de este fragmento de La muerte en Venecia, obra que estamos leyendo el Literatura Universal, son numerosas las cuestiones que se nos  pueden plantear. Yo os invito a reflexionar sobre las siguientes: 

¿Por qué si el conocimiento es  “bueno” supone una amarga fascinación como se menciona en el fragmento? ¿Por qué este había de suponer un problema, incluso dolor? 

¿Debemos y podemos negarnos a algo tan esencial como el saber,  el aprender? ¿Debemos aprender solo aquello que nos agrada, que nos facilita las cosas y apartarnos de aquel aprendizaje que puede suponer una dificultad?

lunes, 19 de enero de 2015

No me llamo nena!

¿Piropo o acoso?

A vueltas con la libertad de expresión de opiniones en los espacios públicos, el pasado 10 de enero, Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del Consejo General del  Poder Judicial (CGPJ), calificó, en una entrevista en Radio Nacional, al "piropo" -ese abordaje abrupto al que diariamente muchos varones someten a la mujeres en los espacios públicos-, como "una invasión de la intimidad de la mujer y debe erradicarse", promoviendo con ello un debate en las redes sociales del que nos hacemos eco para pensar.

Ver el País (19 de enero de 2015), Carmona no estás sola, el artículo de Alejandra Aguado. 

Otro exponente de esta crítica, lo encontramos en Hollaback, una organización neoyorkina que sensibiliza contra el acoso callejero a mujeres y colectivos LGTB, que grabó este vídeo en el se muestran algunos de los 100 comentarios o acercamientos de hombres  que recibe una mujer mientras camina durante 10 horas por las calles de Nueva York. 


No me llamo nena!!
http://nomellamonena.tumblr.com/
Campaña contra el acoso callejero, Lavapies (Madrid)



domingo, 18 de enero de 2015

Violencia simbólica

A continuación, dejo un diálogo entre una mujer árabe y una dependienta de un país occidental que he leído en un artículo publicado recientemente en el libro "El harén en Occidente" de Fatema Mernissi:

La elegante señorita del establecimiento me  miró de arriba abajo desde detrás del mostrador y, sin hacer el menor movimiento, sentenció que no tenía faldas de mi talla: ¡Es usted demasiado grande! – dijo.
- ¿Comparada con qué? – repliqué.
- Pues con la talla 38. Lo normal es una 36 o una 38. Las tallas grandes, como la que usted necesita, puede encontrarlas en tiendas especiales.
Era la primera vez que me decían semejante estupidez respecto a mi talla.
- Y ¿se puede saber quién establece  lo que es normal y lo que no? – pregunté a la dependienta como queriendo recuperar algo de mi seguridad si ponía a prueba las reglas establecidas. – ¿Quién ha dicho que todo el mundo deba tener la talla 38? – bromeé, sin mencionar la talla 36, que es la que usa mi sobrina de doce años, delgadísima.
- La norma está presente en todas partes, querida mía. En las revistas, en los anuncios. Es imposible no verlo. Si aquí se vendiera la talla 46 ó 48, que son probablemente las que usted necesita, nos iríamos a la bancarrota. Pero ¿en qué mundo vive usted, señora? Lo siento, pero no puedo ayudarla, de verdad.
-  Pues vengo de un país donde no existen las tallas en la ropa de mujer – repliqué-. Yo misma me compro la tela, y la costurera del barrio o un artesano me hacen la falda que le pido a medida. De hecho, si quiere que le diga la verdad, no tengo ni idea de qué talla uso.

Leyendo este diálogo que podría parecernos tan normal, me hice esta pregunta:
¿Somos conscientes de lo que podríamos llegar a aprender de otras culturas?

CIQUS

En la visita del viernes al CIQUS, la cual me fascinó, tuvimos la suerte de poder escuchar un rato a cuatro científicos (Francisco, Martín, Rafa y Sandra) hablar sobre su experiencia cómo físicos/químicos. Además lo pudimos ver desde dos perspectivas diferentes pues dos de ellos eran trabajadores en el centro y profesores de universidad mientras que los otros dos estaban realizando el doctorado. 
Entre las preguntas que formulamos estas fueron las de mayor interés para mí:

1) ¿Cómo se debe enfocar un problema en la investigación? 
Uno de ellos contó que hay que saber identificar el problema, pues existen problemas generales y problemas circunstanciales. Normalmente hay que identificar el problema general pues a partir de este se resuelven los demás.
Otro formuló que gracias al conocimiento que uno adquiere previamente es más fácil identificar lo que está bien de lo que está mal. 

2) (Esta pregunta era para Sandra) ¿Como mujer, lo has tenido más difícil? 
Ella respondió que de momento no, que con el tiempo si tiene una familia puede que la cosa se complique. Además en el CIQUS, el 45% de los investigadores son mujeres. 

3) ¿Influye la creatividad en la investigación? 
En esta pregunta no hubo dudas al responder pues dicen que el 50% es imaginación y creatividad, ya que existe esa ambición por crear algo que nadie ha hecho aun. Y para ello se necesita imaginar como puede ser, y uno de ellos que viajó a EEUU comentó que en las universidades de allí, en los primeros años de carrera hay asignaturas de artes en las carreras de ciencias pues creen que gracias a ellas la capacidad de creatividad no se extingue tan pronto. 
"Dentro de las ciencias experimentales la química tiene la capacidad de crear cosas que no existían" Afirmaba otro de ellos.

Se formularon otras preguntas, pero estás fueron para mí las de mayor interés además de lo que dijo uno de los estudiantes que está haciendo el doctorado. Este afirmaba que para trabajar en algo así te tiene que gustar de verdad ya que hay días en los que hay que ir de madrugada a trabajar, domingos que hay que ir al laboratorio a seguir con la investigación y si de verdad no te gusta, no rendirás de la misma manera. Ha sido una experiencia que de verdad merece la pena realizar. 

"Eso es lo que dice la Biblia"

"Tú eres tonta, ¿cómo no vas a creer en Dios?" Esta fue una frase dicha por un miembro de mi familia estas Navidades cuando salió en casa una conversación relacionada con la religión y en la cual yo dije que no era creyente. La religión, la creencia que más perdura desde su creación hasta la actualidad, la creencia que ha ayudado como apoyo a mucha gente, que les ha concedido el perdón después de haber pecado, la creencia que les asegurará un lugar en "el Cielo". Pero es también esta la creencia que ha creado problemas a la sociedad, que ha evitado que la evolución de las personas se desarrollara con rapidez, incluso se ha matado a inocentes por culpa de ella.


Antiguamente era muy extraño encontrar a alguien que no fuera creyente, que no estuviera sometido a la disciplina religiosa pues es lo que se enseñaba desde pequeño. El afán de las personas por ir a la Iglesia, por rezar, por ser perdonados no es nada comparado a como es ahora. Pues está bien buscar algún apoyo, el cual proporcione refugio cuando uno está perdido pero, ¿no sería justo que cada persona eligiera su apoyo? Estoy segura de que no soy la única que ha sido bautizada nada más nacer. Estamos ya insertados en una religión aun cuando no tenemos ni siquiera conciencia de ello. Y aun así, hay personas que bautizan a sus hijos por el mero hecho de ser una costumbre. 

Por otra parte, la religión, como el cristianismo, ha castigado a inocentes. Primero se quemaban en hogueras a mujeres curanderas a las que acusaban de brujas, después a científicos que desafiaban a la Iglesia diciendo que la Tierra no era el centro del mundo y finalmente, la teoría que proporcionó Darwin sobre que el ser humano procedía de la familia de los simios y no por creación de Dios como aparece escrito en la Biblia, provocó el encarcelamiento de todas aquellas personas que creyeran en ella. Y esto podemos verlo en La herencia del viento, en la que un profesor enseña la Teoría de la evolución y es acusado de ello. Sin embargo, gracias a un interrogatorio al que es sometido el abogado de la acusación, el cual no sabe responder las preguntas que le hace el abogado defensor sobre la Biblia, se deja ver la imprecisión de este libro pues como se dice en la propia película "La Biblia es un libro. Es un buen libro, pero no el único libro." 

Dicho esto, no estoy asegurando que la religión sea un mal camino, pero todo debería tener sus límites. Porque por ejemplo, en abril del año pasado tuve la suerte de poder viajar a Estambul, un sitio precioso pero que para mí perdió su encanto por ver a cada lado que miraba una mujer tapada de arriba abajo excepto la región de los ojos. Muchas mujeres han muerto en países islámicos sepultadas simplemente por serle infiel a su marido, hecho que no perdona su religión. La religión quita derechos, y obviamente no debería ser así. 

 No hay que ir muy atrás en el tiempo para observar otro incidente relacionado con los problemas que esta creencia provoca, el asesinato de Charlie Hebdo. Pudo haber ofendido a creyentes islamistas, pero si cada vez que hubiera una ofensa hacia la religión se hiciera justicia de esta manera, acabaríamos muy mal. Porque como todo en esta vida, hay cosas que nos gustan y cosas que no, por lo que tienen que ser respetadas igualmente. No hay nada mejor que tener fe en algo, ¿pero hasta que punto la religión nos beneficia?

¿Esclavos de la tecnología?

              El mapa anterior muestra el número de personas que tienen acceso a internet de cada 100 habitantes en diversos países del mundo. Como bien podemos observar, el número de personas con conexión a internet aumenta proporcionalmente  al desarrollo económico de cada uno de los países. Sin embargo, pese a que este un tema muy interesante, no es el que me gustaría tratar en esta entrada. De lo que me gustaría hablar es de cómo Internet ha cambiado la vida de los residentes en los países que aparecen de color más oscuro.


Uno de los avances casi paralelo al descubrimiento de Internet es la utilización de las redes sociales. A continuación, se muestra datos del número de usuarios con el que cuentan las diferentes redes sociales en España:

           Como bien podemos observar, la mayoría de nosotros hemos utilizado o utilizamos habitualmente alguna de las plataformas sociales mencionadas anteriormente. En teoría todas ellas fueron creadas con la intención de facilitar nuestras vidas, ahora bien, ¿no os parece que actualmente si no estás registrado en alguna de ellas, parece que nos falta algo, que estamos apartados del resto de la sociedad? Es ahí cuando, a mi modo de ver, todas las facilidades que nos proporcionan estas nuevas formas de comunicación se convierten en dificultades. En cierto modo, sustituyen a las formas de comunicación cara a cara lo que puede llevar a que en un futuro, no tan lejano, seamos totalmente dependientes de las máquinas y únicamente nos comuniquemos con los demás a través de ellas.
          También me gustaría hablar del control que estas nuevas tecnologías ejercen sobre nuestras vidas, puesto que si estamos registrados en alguna de ellas nos vemos casi obligados a visitarlas "de vez en cuando" para ver qué ocurre porque, si no lo hacemos, los demás nos echarán en cara que no les hacemos caso o nos perderemos acontecimientos sociales. 

Actualmente mucha de nuestra información personal puede ser encontrada (con mayor o menor dificultad) en la red bien sea porque la hemos publicado deliberadamente o bien a partir de las búsquedas que realizamos en internet, que permiten en cierto modo saber qué es lo que nos gusta o el lugar en el que vivimos. Todo esto puede ser utilizado para proporcionarnos facilidades, como por ejemplo encontrar los resultados que buscamos en primera página y facilitarnos en general todo lo que tengamos que hacer en internet. La pregunta aquí sería: ¿podrán algún día caer en manos no deseadas y ser utilizadas  en contra de nuestros intereses?

¿Cómo influye la cultura a la que pertenecen los científicos en sus investigaciones?


El otro día los alumnos de ciencias del BI fuimos a visitar el CiQUS (Centro Singular de Investigación en Química Biológica y Materiales Moleculares) de la Universidad de Santiago de Compostela. Al principio de la visita tuvimos la oportunidad de formar parte de una mesa redonda con dos doctores egresados y otros dos que se encuentran realizando su doctorado en el centro. Nos contaron sus experiencias particulares relacionadas con la trayectoria de su carrera.
Pero hubo una anécdota que narró uno de los investigadores (creo recordar que se llamaba Francisco Rivadulla), que me pareció muy interesante, y por eso me dispongo a contárosla.
Dicho investigador estuvo trabajando en un laboratorio en Estados Unidos, donde la mayoría de sus colegas tenían procedencia asiática, entre ellos algunos eran chinos y a su vez el jefe de todos ellos era también chino. Lo que sucedió fue lo siguiente, uno de sus colegas al realizar una serie de experimentos obtuvo unos resultados que contradecían las teorías de su jefe. Por no llevarle la contraria a su jefe, no se atrevió a comunicarle los resultados de los experimentos.
Gracias a esta anécdota podemos observar la gran influencia que puede llegar a tener la cultura en una investigación científica. Vemos ese respeto exagerado que tienen los orientales por la figura del jefe y como esto interfiere en el proceso de investigación.


Alicia Lama Enríquez 1º BI



jueves, 15 de enero de 2015

Darwin y la filosofía





En clase de filosofía estamos tratando estos días la Teoría de la Evolución de Darwin, ¿Extraño, no? ¿Por qué en filosofía y no en biología? ¿Quizás porque no afecta solo al campo científico y su importancia no es únicamente biológica tanto como universal?

Hoy hablábamos de la innegable relevancia que tenían la biología y la genética en el desarrollo de la especie humana. Además, distinguíamos otro factor tan importante para nuestra supervivencia como los anteriores: nuestra capacidad de aprendizaje. Es esta capacidad de aprendizaje, primordial porque acelera la adaptación al medio sin tener que esperar a una mutación genética, el objeto de esta entrada.

La educación es considerada uno de los pilares fundamentales para el buen funcionamiento y el avance de las sociedades: nos centramos en conocer, en saber, en descubrir, analizar, racionalizar e innovar. Cuanto más se sepa, mejor, ¿o no? Pero... ¿es suficiente con saber? ¿Es solo conocimiento lo que lleva a una sociedad a ser mejor? Puede que en un sentido utilitarista y práctico, sí: mayores oportunidades laborales, mayor seguridad, más esperanza de vida... Sin embargo, ¿es suficiente? “No basta con el pensar científico-práctico para crecer como personas” decía la profesora.

El ser humano debe ser educado no solo en la racionalidad y el conocimiento, es también necesario que sea educado en valores como el bien y el mal, el derecho y el deber, lo ético y lo no ético, la libertad, la igualdad, justa... Pues a pesar de su aparente sentido abstracto, son las bases para el desarrollo de una sociedad mejor, no solo en el aspecto moral, si no también en su desarrollo más práctico. No se trata solo del conocimiento, si no del uso que hacemos de él.






Luna

Hola, mi nombre es Luna,soy una perrita blanca ( de ahí que así me llamen) y tengo 9 meses . Como soy tan joven pensaréis que tengo pocas cosas que contar pero mi corta vida es, aun así, muy interesante. Al nacer nadie me quería. Me tiraron a un contenedor. Tan sólo era un cachorrito y ya quisieron deshacerse de mi. Nadie me dio una oportunidad pero un hombre me rescató del contenedor, un hombre solitario que al parecer tampoco tenia nada ni nadie en aquella ciudad. Aquel hombre tampoco tenia casa. ¿Que podría ofrecerme? Pero poco a poco la semejanza de nuestras vidas nos unió aun más, no era una persona cualquiera, era mayor y no tenía una salud demasiado buena, pero derrochaba bondad. Siempre con una sonrisa en sus labios y unas cosquillas guardadas para mi. Ahora ya no me separo de él , no me importa pasar una noche de frío en un cajero de la ciudad, el calor que él me transmite es ya suficiente ;no me importa que llueva yo me quedo a su lado;no me importaría que no tuviera que comer ,también permanecería allí. Aunque, la verdad, no me falta de nada pues, a pesar de lo poco que él tiene -lo que le da en la calle la gente-, siempre consigue que no me falte comida.  Nací sin nada , ahora el hombre que menos tiene me ha dado todo...

martes, 13 de enero de 2015

Cuestiones de conocimiento para la presentación de TdC





·        Las cuestiones de conocimiento son preguntas que se refieren directamente a nuestra comprensión del mundo, de nosotros mismos y de los demás en relación con la adquisición, búsqueda, producción, formación y aceptación del conocimiento. Estas cuestiones tienen por objeto suscitar la indagación y exploración no sólo de los problemas sino también del valor del conocimiento a partir de situaciones de nuestra experiencia real.

Vamos con un ejemplo:

Situación de la vida real

·       Atentado en París al semanario de humor Charlie Hebdo, símbolo de la libertad de prensa en Europa, pues seguía ejerciendo su actividad satírica a pesar de las continuas amenazas que recibía desde que en 2006 publicase caricaturas de Mahoma

Extracción de una pregunta(s) de conocimiento reconocida

Opción a) La actividad artística como área de conocimiento.

·        ¿Hay límites sobre lo que es aceptable en la libertad de expresión artística?

Posibles preguntas de conocimiento que pueden desarrollarse en aplicación a la situación de la vida real considerada y otras situaciones a tener en cuenta.
·       Si el arte tiene el poder de afectar la manera en que la gente piensa o siente, ¿significa esto que debería ser controlado?
·       ¿Es posible que una obra de arte sea inmoral?
·       ¿El arte debe ser moralmente bueno para ser buen arte?
·       ¿Debe el arte servir a los intereses de la comunidad, o del estado, o debe ser una actividad carente de utilidad social?
·       Si una obra de arte puede tener o transmitir un significado que el artista ignora, ¿significa esto que debe juzgarse una obra por su capacidad para agradar o impactar?
·       ¿Tiene el artista alguna responsabilidad moral o ética con respecto a sus producciones?
·       ¿Qué constituye en la actividad artística una buena prueba de su valor? 

Opción b) el derecho a libertad de expresión como vía de conocimiento.

·       ¿Es el libre albedrío condición necesaria para la libertad de expresión y la producción de conocimiento en general?

Posibles preguntas de conocimiento que pueden desarrollarse en aplicación a la situación de la vida real considerada y otras situaciones a tener en cuenta.
·       ¿Puede ser considerada el derecho a la libertad de expresión como una cuestión de derechos independiente de la cultura en la que se ejerce?
·       ¿Existen derechos humanos independientes de la cultura? ¿Cuáles?
·       ¿Es posible establecer principios firmes que determinen la base de los derechos? Si es así, ¿en base a qué?
·       Quienes no participan de una tradición de aceptación de la cultura de los DDHH, ¿están en condiciones de entender y compartir el derecho a la libertad de expresión?
·       ¿Existe una posición neutral desde la que poder juzgar distintas posiciones pertenecientes a distintas culturas e intereses con respecto a la que poder juzgar la filosofía de los derechos humanos?
·       Los conceptos de justicia, derechos, responsabilidad social, igualdad y libertad, ¿son ideas políticas, ideas éticas o las dos cosas?
·       ¿En qué medida cada sistema podría encerrar distintos conceptos de justicia y responsabilidad social?
·    Cuando los códigos morales de las naciones entran en conflicto, ¿es posible desarrollar criterios para una moral internacional que los transcienda? ¿Cuáles son las justificaciones y las funciones de documentos éticos y políticos como las convenciones de Ginebra sobre la guerra, o la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas?