domingo, 14 de enero de 2018

¿Es la lectura una forma de rebeldía?

Seguramente no son buenos tiempos para los libros. Los espacios que antes se dedicaban a exponer esos volúmenes que nos invitan a perdernos durante horas o días entre sus páginas han ido desapareciendo o cambiando de lugar. No están ya en el centro de las ciudades. Esas ubicaciones están reservadas a los bancos y a las tiendas de ropa o telefonía móvil.

Ahora los libros tienen poca demanda, y los que se venden están expuestos en las plataformas digitales o en las grandes superficies.Los lectores de mi generación ya no visitamos librerías y, a lo mejor, ya no leemos. O leemos de forma diferente. Leemos micro-mensajes, leemos en twitter, leemos en Facebook, leemos en Instagram, especialmente los comentarios, las frases de los “memes”, las palabras grafiteadas en las paredes de la ciudad.Pero nos da pánico, en general, enfrentarnos al abismo de un volumen de 300 ó 400 páginas. En la actualidad la información suele ir empaquetada en formatos reducidos, los micro-relatos se han puesto de moda.

Hay quien dice que esto se debe a que vivimos de forma acelerada, que no dedicamos tiempo a la reflexión. Yo creo que en realidad responde a un interés que viene de muy arriba.
¿Qué quieren de nosotros? Que seamos consumidores compulsivos. De moda, de instrumentos, de aparatos e incluso de mensajes.En ese espacio nada favorable hay un lugar para la lectura. Leer te permite evadirte, pero es mucho más que eso.

La lectura es la habitación donde nos encerramos cuándo y cómo queremos. Decidimos el inicio y el fin, la intensidad, la profundidad de esa acción. Porque leer es un acto voluntario, una interacción entre el sujeto que soy yo y el objeto que se me presenta. Leer es decidir, es conocer otras perspectivas y opiniones sin el ruido de fondo de un Sálvame o una red social. Cuanto más leemos más lejos estamos de los prejuicios. Cuanto más investigamos más cerca estamos de saber lo mucho que ignoramos.

No es lo que se espera de nosotros, desde luego. Los grandes vendedores prefieren un público que consuma mucho y rápido. Por ese motivo, es tiempo de rebelarse contra las tendencias y las líneas marcadas por los y las influencers.

No está de moda leer, pero nunca fue tan fácil ir realmente contra corriente abriendo la mente en el interior de un buen libro. Por eso digo: si quieres ser realmente libre, lánzate a leer, lo que quieras, como quieras, preferiblemente variando las formas (poesía, novela, incluso algún artículo no muy largo) y sobre todo rebelándote contra lo que te dicen que deberías leer o hacer.


Paula Fernández. 1ºF

viernes, 12 de enero de 2018

Hacia una ciudadanía global

El creciente impacto social, cultural y ambiental de los sistemas científico-tecnológicos ha llevado a una preocupación por su evaluación y por la posibilidad de que diferentes grupos sociales, no sólo los expertos científicos y tecnólogos, ni sólo los políticos, puedan intervenir para encauzar su desarrollo.

 Éste es el desafío que se presenta ante los números debates que afectan a todos los ciudadanos. Así que nos preguntamos:

 ¿Es conveniente la participación ciudadana en materia de ciencia y tecnología, o deberían dejarse las decisiones sólo a los expertos? Después de todo, ¿no son ellos los que tienen el conocimiento pertinente? ¿Qué tipos de problemas en los que la ciencia y la tecnología juegan un papel central requieren de una participación ciudadana en su comprensión y solución? ¿Cómo puede lograrse dicha participación? ¿Cómo podrá lograrse una cultura científico-tecnológica que vaya de la mano de un proceso de democratización auténtica?

¿Debemos permitir la modificación genética en embriones humanos?
¿Debería la ciencia ayudarnos a vivir para siempre?
¿Promueve la industria una alimentación sana?
¿Son compatibles ciencia y fe?
¿Son los transgénicos una opción válida y segura?
¿Está justificado el uso de animales en investigación experimental?

Puedes seguir estos debates en el siguiente enlace: Regueifas da ciencia y publicar tus reflexiones.

jueves, 11 de enero de 2018

Artículo 14: En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país.

Desde el año 2015, vivimos la mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial. En la actualidad hay en el mundo más de 65 millones de personas desplazadas, de las que más de 22,5 millones de personas son refugiadas. La inmensa mayoría de ellas, el 84%, están en países de ingresos medios y bajos. Más de la mitad se concentran en tan sólo 10 estados. Turquía y Jordania albergan casi tres millones de refugiados cada uno.

Desde el grupo local de Santiago de Compostela Amnistía Internacional se trabaja para que nuestro país cumpla de manera inmediata con los compromisos adquiridos en materia de reubicación y reasentamiento, al tiempo que solicita que se aumente el número de plazas, especialmente para mujeres, menores y personas en situación de especial vulnerabilidad. También por impulsar medidas que garanticen el derecho de asilo y el establecimiento de más vías legales y seguras para que nadie tenga que arriesgar su vida en la busca de refugio y para garantizar unas condiciones de acogida dignas.

Para concienciarnos sobre esta situación de merma de derechos humanos básicos que sufren miles de refugiados en Europa y otros países, AI nos invita a participar en la proyección y posterior coloquio de la película del reputado cineasta chino Wang Bing:  Ta'ang (2016).
  
Una película documental excepcional sobre el sufrimiento de los refugiados de guerra y el valor de los derechos humanos, en este caso se narran las terribles consecuencias de una guerra civil que obliga a parte de la población birmana a sobrevivir como pueden.
Próximo lunes, día 15 de enero, a las 21 horas en colaboración con  NÚMAX  en la Calle Concepción Arenal, 9 - Bajo 15702 Santiago de Compostela.

¡No os lo perdáis!



lunes, 8 de enero de 2018

La Navidad

La navidad es una festividad religiosa que se celebra el 25 de Diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús. Pero...¿Como lo vemos realmente?

La defición de Navidad aparece en un diccionario de la anterior manera, pero nosotros no lo vemos así, y estoy convencido. Nosotros vemos la Navidad de la siguiente manera: " Período de tiempo que transcurre desde el 24 de Diciembre hasta el 6 de Enero, donde estamos en familia, cenando o comiendo como se debe y recibiendo regalos cada dos por tres"

Si analizamos lo dicho anteriormente, aunque no esté bien expresado, nosotros entendemos la navidad como eso.
-¿Que tal las vacaciones de Navidad?
-¿Como fue tu Navidad?
-La Navidad es lo mejor del año
Hay algo en común en las tres oraciones y es que ahí  entendemos por navidad desde que empezamos hasta que volvemos a la rutina normal, es decir, del 24 al 6 o 7.
Y es que aquí acertamos de pleno ya que todo lo que sea alargar las celebraciones es muchísimo mejor.

Otro tópico de la Navidad es que siempre,siempre tienes cosas que hacer y siempre estas atareado.
24: Nochebuena
25: Navidad
26:Día despues de Navidad
27,28 y 29 son los días en os que si hay un poco de parón
30: Dia antes de Fin de Año con lo cual, preparativos
31: Fin de Año
1:Año nuevo
2: Dia despues de año nuevo
3 y 4: Compras y mas compras.
5: Dia antes de Reyes
6: Dia de Reyes
7: Depresión temporal por acabar las navidades.

La navidad desde mi punto de vista es algo muy bonito y que casi todo es positivo en cuanto a esto se refiere, asi que sigamos celebrándola mucho tiempo más.

domingo, 7 de enero de 2018

Propósitos de año nuevo


Cada principio de año, es tradición hacer una lista con “propósitos de año nuevo”, mediante los cuales nos proponemos partir de cero e intentar mejorar distintos hábitos de nuestras vidas. ¿Significa esto que, las personas que lo hacemos (que solemos ser una gran mayoría), no estamos contentos con nuestras vidas?

Si realmente quisiéramos cambiar a mejor, no esperaríamos cierta fecha arbitraria para empezar, sino que lo haríamos desde el momento en el que decidimos cambiar el problema. Si esperamos para cambiar las cosas, significa que estamos demasiado cómodos como para realmente necesitarlo. Y es que, aquellos que dicen que “tu vida empieza al final de tu zona de confort” no pueden estar más en lo cierto, ya que las cosas no se van a hacer solas, mientras miras sentado el triunfo de otros, esperando un tren que nunca llegará. Si quieres algo, y lo quieres de verdad, ve a por ello desde el minuto 0, no esperes al año que viene para empezar. La espera solo te quitará las ganas, y empezarás a dar prioridades a otras cosas. Porque esos “iré al gimnasio todos lo días” o “comeré más sano” que te llevas prometiendo todos los años, se cumplirán cuando te levantes del sofá, renuncies a todas esas comodidades, y hagas todo lo posible para alcanzar tu objetivo.

A si que levántate, y cumple lo que te has propuesto, porque si te lo has propuesto es porque lo quieres conseguir, y si realmente lo quieres conseguir, llegarás. Tu tren solo pasa, si haces todo lo posible para que pase, si no, espera sentado.

María Estévez García 1ºA bach.

miércoles, 3 de enero de 2018

¿Forma la sociedad el machismo o el machismo es formado por la sociedad?

¿Te enseña la sociedad a ser machista? Creo que una vez planteada esta pregunta, es importante aclarar el concepto de patriarcado. El patriarcado es una forma de organización social en la que la autoridad es ejercida por el varón jefe de cada familia, es decir, un patriarca. Puede que esto suene un poco distante, pero en realidad vivimos en una sociedad patriarcal, en la que la voz de un hombre susurrando se escucha más que la de una mujer gritando con todas sus fuerzas.
Posiblemente, tú, lector, no te consideres una persona machista pero, ya seas hombre o mujer, todos nos comportamos de manera opresora hacia las mujeres. Lo llevamos en las venas. Desde el lenguaje que usas, hasta lo que esperas de una mujer y de un hombre. No es tu culpa, en serio. Vivimos en una cultura donde el hombre se caracteriza por su masculinidad, por su valentía y fuerza física mientras que las mujeres son débiles (tal y como decía la RAE hasta recientemente) y cautelosas. ¿Acaso no es eso lo que nos enseñan las películas de Disney? Películas donde las princesas aguardan a que sus príncipes las salven. Cabe destacar, aunque no sea este el mensaje principal del texto, que las princesas Disney hacen mucho más que ser salvadas por sus príncipes: Tiana es una mujer negra propietaria de un bar en los años 30 en Louisiana, uno de los estados más racistas de EEUU; Cenicienta escapa de una relación abusiva en su casa; Mulán salva China de los invasores, etc. 

Voy a volver al tema inicial mediante un ejemplo que todos conocemos, y más teniendo en cuenta la época del año en la que estamos: los catálogos de juguetes. Aquí se reconocen a la perfección los problemas de los roles de género tradicionales. Posiblemente la mayoría sepa lo que son los roles de género, pero por si acaso: el rol de género alude al conjunto de normas sociales (o usos sociales) generalmente percibidas como apropiadas para los hombres y para las mujeres en un grupo social dado. Trabajando con el ejemplo dado anteriormente, encontramos los juguetes divididos en categorías. Muchos de estos folletos ya no denominan estas categorías “juguetes para niñas” o “juguetes para niños”, pero están separadas de manera que en las páginas azules sólo hay niños jugando con motos o scalextrics, y en las rosas hay niñas jugando con bebés, cocinas o incluso fregonas. ¿En qué mundo eso no es machismo? ¿Acaso no se dan cuenta las personas que diseñan los catálogos la imagen que están dando? La imagen de que las mujeres deben cuidar a los niños, cocinar y limpiar es algo que viene de años atrás… Pero si en todo este tiempo hemos sido capaces de avanzar tanto en, por ejemplo, la tecnología, ¿cómo es que seguimos teniendo esta actitud tan retrógrada? Claramente hay un problema con la sociedad y su manera de plantearse este asunto.

Me gustaría concluir esta entrada con una cita del filósofo y revolucionario alemán F. Engels: “El hombre empuñó también las riendas en la casa; la mujer se vio degradada, convertida en la servidora, en la esclava de la lujuria del hombre, en un simple instrumento de reproducción. Esta baja condición de la mujer, que se manifiesta sobre todo entre los griegos de los tiempos heróicos, y más aún en los de los tiempos clásicos, ha sido retocada, disimulada y, en cientos sitios, hasta revestida de formas más suaves, pero no, ni mucho menos, abolida”. A su vez, veo oportuno añadir que es muy triste que una frase del siglo XIX sea aplicable a la situación actual.





Raquel Carballo Romero, 1ºF

viernes, 29 de diciembre de 2017

Todos somos machistas

¡Advertencia de contenido! 
En este post se discutirán temas tales como el patriarcado, violencia contra las mujeres, violencia sexual, cisheternonormativismo (por razones de simplificación nos centraremos en mujeres y hombres heterosexuales y cisgénero) y actitudes paternalistas.



"La otra única chica en la fiesta está hablando vehementemente sobre feminismo. 
El público: un mar de chistes machistas y gorras y vasos de plástico y... yo. Ellos miran boquiabiertos a su boca como si fuera un desagüe atascado con demasiadas opiniones. Le dedico una mirada empática y no digo nada. Esta casa es para mujeres de papel pintado. ¿Qué tiene de bueno un papel pintado que habla?  
Me quiero levantar, pero si lo hago, ¿qué silencio de mesa usarán estos chicos para apoyar sus pies? 
Estos chicos... 
Me quiero levantar, pero si lo hago, ¿qué pasa si alguien coge mi sitio? 
Me quiero levantar, pero si lo hago, ¿qué pasa si todo el mundo se da cuenta de que he estado sentada todo este tiempo?  
Estoy avergonzada de guardar mi feminismo en mi bolsillo hasta que es conveniente no guardarlo, como en competiciones de poesía o clases de género en la universidad. 
Hay días en los que quiero gustarle a los demás más de lo que quiero cambiar el mundo. 
Una vez perdoné a un violador porque tenía miedo de provocar drama en nuestro grupo de amigos. Dos semanas más tarde abusó de otra chica. Aún llevo la culpa en mi cartera. 
Hay días en los que me olvido de que tuvimos que inventar pintauñas que cambia de color en contacto con bebidas con drogas, y aplicaciones para ayudarnos a caminar a casa por las noches, y spray de pimienta en forma de pintalabios y ropa interior diseñada para evitar violaciones. 
Una vez un hombre tras de mí en un ascensor metió su mano debajo de mi falda y nadie a mi alrededor dijo nada. Así que no dije nada. Porque no quería montar una escena. 
Una vez un hombre adulto hizo de sus manos un collar para mi cuello y aún me provoca pesadillas que me despiertan entre sudores, llenas de todas las chicas de las que abusó después de que no lo denunciara. Todas más jóvenes que yo. 
¿Cómo se supone que he de perdonarme a mí misma en la boca del trauma? ¿No es el silencio activamente violento también? 
Una vez le dije a un chico que era fuerte y me dijo que me metiera en mis propios asuntos. 
Una vez un hombre me acusó de practicar hembrismo. "¿Te crees que puedes controlar el mundo?". Y yo dije, "No, yo solo quiero verlo. Solo necesito saber que está ahí para alguien." 
Una vez, mi padre me informó de que el sexismo ya no existe y me recordó que siempre debía llevar spray de pimienta conmigo en la misma frase. Aceptamos este constante estado de terror como otro simple componente de ser una chica. Nos enviamos mensajes cuando llegamos bien a casa y no se nos ocurre que no todos nuestros amigos tienen que hacer lo mismo. Tú podrías cortar a una mujer a la mitad y lo seguirían llamando un truco de magia, ¿no? Por eso nos has invitado aquí, ¿no es cierto? ¿Porque no hay espectáculo sin una bella ayudante? 
Estamos rodeados de chicos que cuelgan nuestras fotos desnudas y fantasean con asfixiarnos y ven películas en las que nos matan. Somos las hijas de hombres que nos advirtieron sobre las noticias, y las chicas desaparecidas. y el filo tan agudo de este mundo. Nos suplicaron que tuviéramos cuidado. Que nos mantuviéramos a salvo. 
Después les dijeron a nuestros hermanos que salieran a jugar."
Blythe Baird, 'Pocket-Sized Feminism'

Este es uno de mis poemas favoritos, de una de mis poetas favoritas, y recomiendo vehementemente que miréis un poco su trabajo. Podréis verla interpretando sus poemas en YouTube, pero también podréis encontrar transcripciones en Google y su libro, 'Give Me a God I Can Relate To' (Dame un Dios con el que pueda conectar) está en Amazon.

Mi interpretación de este poema en particular es complicada, y podría estar horas discutiéndolo, pero me quiero centrar en la parte final, cuando habla de aquellos hombres que niegan que un sistema tal como el patriarcado exista ("eso a ver, existe en Africa y en la India y así pero no aquí", como dicen tantos) pero después su comportamiento es un claro reflejo del sistema: bromas, comentarios, comportamientos, actitudes que victimizan a la mujer por cosas como la ropa que llevan, cuanto maquillaje se ponen o los términos de sus vidas sexuales. 

Supongo que esto es algo que os habrá pasado a muchas. El mismo (si se me permite utilizar este término) panoli que dice que nunca sería capaz de salir con una tía que se a liado con X número de tíos o que dice que las mujeres 'oBjeTIvaMenTe' conducen peor; o el mismo tío que presume de haberse liado con tal y cual el sábado pasado cuando ella estaba tan borracha que lo confundió con su novio (¡historia real!) es el mismo que después te dice (cheo de razón) que las feministas son unas locas que se inventan todo. Que España es el primer mundo, hombre. Además, que "últimamente los oprimidos son ellos". Esto está relacionado con un test de análisis cultural que me gusta mucho (ya haré un post exclusivamente sobre la importancia de las críticas culturales y los 'test feministas') que se llama 'El test de Furiosa'.



Seguro que os sonará la película de 2015 Mad Max: Fury Road (una obra maestra cinematográfica que os recomiendo a pesar de su doloroso capacitismo). Esta película, un reboot de la franquicia de los 80 Mad Max protagonizada por Mel Gibson (ew), sorprendió (negativamente) a muchos de sus espectadores (hombres) cuando comprobaron que el héroe de la película no era Max (Tom Hardy ♥️) exclusivamente, sino que su compañera, Furiosa (Charlize Theron♥️) estaba en completa igualdad en cuando a tiempo en pantalla, heroicidad e importancia. Calificaron a la película de propaganda feminista e intentaron organizar un (fallido) boycott.

De esta película y la reacción de estos hombres-bebé nació el nombre de un nuevo test: el test Furiosa. Una película pasa este test si cabreó a un montón de señores en el internet por ser 'demasiado feminista'.

Pero esta película no muestra a las mujeres como seres superiores. No deja a las mujeres en mejor lugar, no les da más tiempo en pantalla. Los arcos de transformación más significativos de los personajes los sufren DOS personajes masculinos y UNO femenino. Pero bajo patriarcado, la igualdad es amenaza. Como el estereotipo de que las mujeres hablan mucho más que los hombres. Que no se pueden callar. ¿Os suena? Pues resulta que es mentira.

Este estereotipo fue explorado en un estudio del científico Dale Spencer en Australia, que usó grabaciones de vídeo y audio para determinar quién hablaba más en grupos mixtos en las discusiones en las clases de su universidad. Independientemente del ratio de mujeres y hombres (sin importar si había más señoras que señores) e independientemente de si el instructor intentaba o no promocionar la participación de las mujeres de la clase, los hombres siempre hablaban más, sin importar si la métrica era minutos hablados o número de palabras habladas. (Y esto lo podéis ver vosotros. Cuando os fui a ver, ¿quién hablaba más? ¿Quién estaba más cómodo compartiendo su opinión? ¿Quién hacía más preguntas?).

Lo más curioso de este estudio, señoras y señoras, era que los hombres que participaron en el estudio no tenían ni pajolera idea de lo mucho que hablaban. Cuando Spencer les pidió a sus estudiantes que evaluaran su percepción de quién había hablado más en determinadas conversaciones, las mujeres en general estuvieron bastante acertadas, pero los hombres no. Los participantes masculinos, de media, percibían una conversación igualitaria (50-50) cuando las mujeres hablaban el 15% del tiempo, y una conversación dominada por las participantes femeninas cuando ellas hablaban el 30% del tiempo.

En definitiva:




Esto es el patriarcado. Es convertir a la mujer en víctima de unas percepciones falsas, y fustigarla por ello. Es someter a la mujer a una violencia que después se niega, se esconde. Todos somos machistas porque estas percepciones son automáticas, enseñadas desde pequeños mediante comportamientos y actitudes y películas y anuncios. Escuchad a las mujeres de vuestro alrededor, informaros, investigad. Lo más seguro es que vosotros no tengáis el mismo acceso a los conocimientos y las experiencias que las mujeres tenemos por el simple hecho de nacer en el sistema. Chicos, preguntad a vuestras familiares y amigas sobre sus estrategias para llegar a casa por la noche solas. Sobre la primera vez que un hombre las acosó sexualmente en público. Lo más probable es que tengan una respuesta para vosotros.

Yo, para terminar, os puedo contar como elegí mi vestido de fin de año. Opté por algo más bien largo, sin escote, mangas largas y zapato plano... porque las últimas veces que salí con un modelito más corto, con más escote, tuve que soportar unas actitudes y unos comportamientos que este año prefiero no tener que soportar. E igual el año que viene me pondré el vestido más escandaloso que encuentre y les gritaré a todos los pulpos que se me aparezcan. Pero este año no tengo energía para más declaraciones políticas cuando me lo quiero pasar bien.

Y chicos, ¿cuándo fue la última vez que comprasteis una prenda de ropa teniendo en cuenta si esa ropa os iba a convertir en el blanco de acoso femenino?

Pues eso.

Malva Freire Regueira