martes, 18 de junio de 2019

La gestación subrogada

Hace unos días estaba viendo en Internet una entrevista del programa Chester en la que una política discutia con una madre que había creado su familia por gestación subrogada, esta mujer explicaba que había sufrido cancer y no podía tener hijos,quería ser madre pero en España con antecedentes de cáncer surgen muchas dificultades para adoptar así que viajó a Chicago donde la gestación subrogada es legal.
"La gestación subrogada es la práctica por la que una mujer acepta quedarse embarazada,llevar la gestación a término y dar a luz a un niño,todo ello para otra persona o pareja,las cuales son o se convierten en progenitores del niño"
Pero,hasta que punto la mujer acepta quedarse embaraza,¿ es voluntad propia o inciden necesidades económicas?Muchas personas recurren a convertirse en gestantes de alquiler por necesidades económicas y verse obligadas a conseguir el dinero y no por voluntad.
¿Que iba a llevar a una mujer a querer ser un vientre de alquiler de manera altruista?
Los defensores de este método alegan que aporta libertad de decisión a las mujeres sobre su cuerpo y que es una alternativa a la adopción ya que,el proceso de adopción tiene muchos obstáculos.

En mi opinión la adopción es la mejor vía y en todo caso se deben mejorar las facilidades para adoptar y cambiar esas normas.
Los vientres de alquiler no son una opción ya que,  el cuerpo humano no es un objeto de venta ni un servicio y la capacidad de reproducción mucho menos ya que convertiría a las mujeres en incubadoras.Además atenta contra los derechos,la gestante no elige sobre el bebé que porta . ¿Qué pasa si se arrepiente de su decisión y ya no quiere continuar con el embarazo? Quien decide?


María Ferro 1C

¿Siguen vigentes las teorías de Maquiavelo?


Estamos acostumbrados a oír que la política es un servicio público y que los políticos son personas con vocación de servicio, dispuestos a sacrificarse por el bien común de sus ciudadanos.

¿Realmente esa definición se corresponde con lo que observamos en nuestro país?

Recientemente hemos tenido elecciones y al examinar cómo se están configurando los pactos post-electorales, parece que las teorías sobre política de Maquiavelo continúan vigentes.

La astucia y cálculo para obtener el poder o mantenerse en él, se observa en pactos que inicialmente parecerían imposibles. Lo decía Maquiavelo, “el fin justifica los medios”, continúa vigente en la sociedad actual. Los políticos de ahora priorizan entrar en el poder y ocupar un alto cargo en el gobierno antes que los medios empleados para conseguir ese fin, como por ejemplo el engaño a los electores en precampaña para conseguir su voto y luego realizar pactos con el fin de formar parte de esa minoría elitista que son los gobernantes.

La prensa también nos muestra que los que se ven obligados a dejar su alto cargo se interesan en destruir u ocultar documentos de su gestión. Esto nos lleva a pensar que los medios usados durante su ejercicio no fuesen del todo claros y lícitos y que abusen del poder engañando a toda la ciudadanía utilizando sus funciones y medios para obtener un provecho, ya sea económico o de otra índole.

¿Tendrá razón Maquiavelo y resulta que el pueblo es fácil de engañar?

¿Tendrán memoria los votantes y actuarán en consecuencia en las próximas elecciones?

Mejor será seguir soñando con la utopía de Thomas More en la que se defiende un modelo de sociedad perfecta en la que todo está sujeto a un orden inexorable, de tal modo que cualquier cambio supondría la desaparición de la sociedad.

Y así esperar a intentar conseguir igualdad entre todos los seres humanos, tolerancia para las diferentes formas de pensar, igualdad entre hombres y mujeres, tolerancia para las diferentes formas de ser y de existir.

Óscar Toimil 1º C

¿Tiene la idea de reencarnación cabida en nuestra sociedad racionalista?

La reencarnación consiste en un yo permanente que traspasa su alma a otro cuerpo tras morir el anterior. Esta creencia es propia de las religiones orientales, como el budismo, el taoísmo o el hinduismo.
Esta reencarnación responde a un balance de karma basado en nuestras acciones realizadas en vida. Según el balance sea positivo o negativo, nuestra vida próxima será mejor o peor. Sin embargo, ¿hasta qué punto seríamos conscientes de esta reencarnación si no recordamos nada de nuestra vida pasada?
Lo más lógico sería que recordásemos algo de nuestra vida anterior, pero como se puede apreciar en la actualidad no se conoce ningún caso de hombre, mujer, o niño, probado por la ciencia actual, que afirme y pruebe que haya vivido una vida pasada en  otro cuerpo, en nuestra cultura, dirían que esta persona está loca, y en cierto modo, suena un poco disparatado.
Aún así, muchas personas en el mundo creen en esta filosofía, lo que les lleva realizar las prácticas de una religión como puede ser alguna de las ya mencionadas anteriormente, pero si creen en estas religiones así como sus costumbres, ¿Qué les lleva a realizar estas prácticas y a basarse en datos no probados científicamente para afirmar esta creencia de la reencarnación?
Mi compañero y yo hemos reflexionado acerca de este hecho y hemos podido llegar a la conclusión de que en la sociedad oriental, las religiones se pueden llegar a ver influidas relativamente por la política, así como por sus monarcas y representantes estatales. Esto se debe al respeto y veneración que se tiene hacia monarcas en la cultura oriental, por parte del pueblo de estas culturas.
Sin tener en cuenta la influencia política sobre estas creencias, muchos científicos, filósofos e investigadores  tratan de dar cabida a una creencia así en el mundo de la ciencia actual, el más importante en este ámbito, Ian Stevenson, que durante más de 40 años, estudió más de 3000 casos relacionados con el campo de la reencarnación.
A partir de estos estudios nos podemos preguntar cómo de veraces son los argumentos que el Doctor Stevenson propuso como reales, y ¿en qué medida podrían estos asuntos llegar a tener sentido dentro de la ciencia actual contrastada con la de mediados del siglo XX?
       La respuesta es evidente. Los experimentos de Stevenson no tenían más prueba que su propia palabra y la de algunos niños con traumas severos, y hoy en día no tendrían cabida dentro de la comunidad científica. La reencarnación es una creencia muy difícil de respaldar, dado que no obtenemos ningún elemento que identifique nuestra vida anterior.





Ricardo Franco Cancelo y Pablo Torrado García, 1ºC

“Hazme la cena, papi, o rompo la casa”

El otro día leí una noticia en el periódico que contaba que una niña de 17 años había empezado a destrozar su casa a causa de que su padre la había hecho esperar por la cena, lo que hizo que la Policía Local tuviera que actuar.
A partir de aquí solo se me pasaba una pregunta por la cabeza, ¿por qué? No entendía ese tipo de comportamiento en una persona de igual edad a la mía. Comenté la noticia con mi padre, y comenzamos a debatir. Él me decía que esos comportamientos son debidos a la flexibilidad que presentan sus padres con sus hijos, son incapaces de educarlos y los convierten en personas consentidas con la capacidad de manipular a sus progenitores.
Cada vez nos encontramos con más casos parecidos a este que se presentan como el síndrome de Napoleón, que describe comportamientos donde el menor no es consciente de su situación real de dependencia y tiene dominados a los padres, a los que doblega con contínuas exigencias. La mayoría acaban montando algún incidente y deben pasar por programas de reeducación psicológica, como se ha presentado en el caso de esta niña.

Continuando con el debate con mi padre, empezamos a discutir sobre cual podría ser la causa que crea este síndrome, mi padre me explicó que hoy en día es muy habitual encontrarnos con el “padre colega”, es decir, aquel que se considera como un amigo más.
Con todo esto, mi padre quiso explicarme que algunos padres que consienten mucho a sus hijos, pueden llegar a ser manipulados por ellos y pueden a causar problemas ya que esos tutores no se presentan como una autoridad a la que tenerle un mínimo de respeto. Así que ese respeto, que en algunos casos se llega a perder en casa, puede incluso llegar a perderse con adultos externos al ámbito familiar.


Tras ver esto, pregunto

¿Cuáles creéis que son las causas de este tipo de comportamientos? ¿Pueden llegar a tener alguna solución? ¿Quién tiene la culpa en estos casos?



Carolina López Ares 1ºBach B

Aprender o competir


Desde mi experiencia personal, cada vez que estudio para un examen en lo único que pienso es en sacar muy buena nota, esto se debe a que desde pequeña me premiaron por ello y me dijeron que mi obligación era esa: estudiar. Pero no solo a mi sino, a prácticamente todo el mundo.
A la gente con notas excelentes se le dan becas, se le presentan más trabajos, más facilidades etc…pero lo que nunca entendí es como alguien puede medir el nivel de inteligencia de otra persona a través de un papel.
La educación comenzó como un medio para que la gente obtuviese la cultura general necesaria, y afortunadamente en nuestro país es algo que está al alcance de todo el mundo, de hecho es obligatorio hasta los 16 años. Sin embargo, ahora no se va al colegio a aprender, sino, a competir entre nosotros.


Esta reflexión viene de que cada vez se acerca más y más la selectividad y mucha gente tiene la mala suerte de que su nota no le permite entrar en la carrera que quiere. A mí por ejemplo, probablemente no me de para estudiar medicina y es algo que me resulta muy frustrante porque es lo que he querido estudiar durante toda mi vida, desde pequeña y no entiendo la necesidad de ponérmelo tan difícil, es decir, ¿ por qué solo se tienen en cuenta las notas y no la vocación ?   
Sinceramente creo que lo más importante para desempeñar un trabajo es la vocación que tengas hacia él.

Otra de las cosas que no entiendo es la gran diferencia que existe entre las notas de corte de las distintas universidades.Es decir, alguien que quiera estudiar economía tiene muchas más facilidades de poder hacer lo que quiere que otra persona que quiera estudiar el doble grado de física y matemáticas. ¿ Dónde de está la igualdad aquí ?
Entiendo que obviamente no hay sitio para todo el mundo en las universidades, pero hay muchos sistemas educativos por encima del nuestro del que se podría tomar nota, como por ejemplo, en Alemania para entrar en una carrera primero tienes que pasar una entrevista en la cual tienes la oportunidad de demostrar tu vocación.

Obviamente con todo esto no estoy diciendo que la gente con notas extraordinarias no tenga vocación en la carrera que estudie o que quiera estudiar, sino que hoy en día, en España, resulta increíblemente difícil demostrar tus habilidades y cualidades.


SOFÍA PÉREZ GARCÍA    1ºB


Atreverse a no callar

Muy seguramente todos nos hemos encontrado en alguna situación en la que hemos aceptado lo que otros han dicho sin haber expresado nuestra opinión al respecto, pudiendo ser esta una opinión negativa. Al no exponer nuestro punto de vista, estamos simplemente "dejándonos llevar" y siguiendo al grupo, a pesar de que estas decisiones pueden tener repercusiones directas en nosotros mismos.
Es también por esto que muchos de nosotros debemos aprender a no aceptar todo aquello que se nos propone solo por que los otros lo hagan.

Esta actitud conformista puede venir dada por una falta de confianza en uno mismo, un miedo por el qué dirán, miedo a las reacciones negativas del resto y no saber defender nuestra postura... Esto me da que pensar, ya que creo que en estas situaciones debemos darnos cuenta de que nuestra opinión no es menos que la de la mayoría, aunque podamos llegar a pensarlo. No debemos tener miedo a equivocarnos (todos nos equivocamos), a lo que pensarán los demás de nosotros o a decir lo que pensamos, ya que podemos perder muchas oportunidades si no lo hacemos. Esto tampoco quita que debemos escuchar las opiniones de los demás.

En mi caso, yo siempre he sido una persona bastante callada que no era capaz de decir lo que realmente pensaba cuando se trataba de tomar decisiones dentro de un grupo y simplemente asentía o no era sincera a la hora de hablar. Hace no tanto tiempo que me di cuenta de que eso solo provocaba que yo saliera perjudicada en ocasiones en que se podía haber evitado de haberse expresado a tiempo. A día de hoy ya no tengo ese problema pero creo que más gente debería darse cuenta de que debemos cambiar este tipo de actitud a una más dispuesta a alzar la voz por aquello que nos importa.


Sofía Jamardo Paz 1ºBach B

¿Selectividad desigual?

El otro día hablando con mis amigos de que teníamos pensado estudiar el año que viene, salió el tema de la selectividad y comenzamos un debate sobre si era necesaria o no, pero no vamos a entrar en eso, sino en sí es más fácil en algunas zonas de España que en otras y todos coincidimos en que eso creíamos o eso nos parecía y acabamos opinando que el examen de selectividad tendría que ser igual en todas las comunidades. Entonces al llegar a casa decidí buscar información sobre si realmente era más fácil en alguna comunidad que en otra o era un bulo aceptado por la sociedad.

Encontré un noticia publicada por el periódico El País en la cual ocho  expertos analizan los exámenes de selectividad de 2018 de lengua castellana y literatura y el de historia de España de seis comunidades: Andalucía, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Madrid y País Vasco.

Todos los expertos coinciden en los mismo que hay grandes diferencias entre las comunidades estando Castilla y León a la cabeza y Canarias y Andalucía ambas por debajo del mínimo exigible. También defendían la diferencia de a la hora de responder y a la hora de corregir siendo más considerados en algunas comunidades que en otras, esto en cuanto al examen de castellano.

Aunque el de historia no es muy diferente en ambos defienden la f¡gran diferencia de nivel ya no solo en el examen sino también en las respuestas. Incluso Miguel José Deyá, decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de las Islas Baleares hace un ranking de dificultad.Estando Andalucía en el peor puesto seguido de Cataluña y País Vasco, estos dos eras más previsibles. El resto defiende que están a un nivel similar aunque destaca a la comunidad de Castilla y León. 

Después de leer esta noticia decidí seguir informándome para tener varias opiniones que contrastar y todos coincidían en lo mismo que hay gran desigualdad en la dificultad de los exámenes y bastante diferencia de nivel en cuanto a los alumnos se refiere  entre una comunidad y otra.

Por si queréis leer la noticia.

"Vita flumen"

A lo largo de nuestra vida ocurren diferentes sucesos que nos forman como personas, tanto física como moralmente.
Tenemos pensamientos, sentimientos y creencias que nos atormentan sobre diferentes temas, y uno de los más presentes en la adolescencia es la muerte. Ese suceso con el que termina la vida (o eso es lo que muchos piensan), que causa sufrimiento, el desapego y la inexistencia.
Cuando somos pequeños solo pensamos en hacernos mayores, en que pase el tiempo rápidamente y así poder hacer lo que queramos y no depender de nadie, pero a medida que va pasando ese tiempo, nos damos cuenta de que cada vez tenemos más responsabilidades y eso nos lleva a pensar en lo ingenuos que hemos sido al pensar que todo iba a ser mejor. Todo este sentimiento de responsabilidad nos lleva a pensar en la proximidad de la muerte y en sus consecuencias.
Todo esto se representa de manera contraria con los ancianos, esas personas mayores que viven la vida y su presente. No piensan en un futuro, ya que saben que tarde o temprano les tocará irse e igual no han hecho a lo largo de su vida todo lo que les hubiera gustado, por eso se centran en disfrutarlo al máximo.
Con esto, hacemos referencia a la frase "no valoras lo que tienes hasta que lo pierdes", con ella reflexionamos sobre todo lo que nos rodea, tanto lo bueno como lo malo, todo aquello que una gran cantidad de personas no hacen con su propia vida, es decir, la dejan ir sin aprovecharla, lo que puede llevar a provocar un enorme arrepentimiento.
Para poner un ejemplo, presentamos un vídeo que nos muestra un experimiento social entre jóvenes y mayores.


Por todo ello, os preguntamos ¿Consideráis que estáis aprovechando vuestra vida al máximo?

Carolina López Ares 1ºB BACH
Nikole Pedreira Salgado 1ºB BACH

¿Las decisiones humanas serán sustituidas por la inteligencia artificial?


Actualmente se están incorporando a nuestra vida algoritmos que pretenden predecir los comportamientos humanos y cuya principal finalidad es la de vender productos y servicios.

Las capacidades de procesamiento de datos disponibles en la actualidad han conducido a la introducción del “big data”, o lo que es lo mismo la capacidad de analizar una gran cantidad de datos. Pero al contrario que el análisis de datos tradicional de bases de datos estructurados, el big data es capaz de analizar datos de diferentes fuentes y tipologías utilizando métodos matemáticos que permiten correlacionarlos.
Actualmente, el resultado de estos análisis permite identificar al consumidor y a sus intereses. Y como consecuencia de ello apuntar los bienes y servicios que se estima que dicho consumidor está interesado en consumir.

Con la introducción de la inteligencia artificial se persigue no sólo analizar los datos sino anticiparse a ellos.  Por eso es habitual que después de buscar un producto en Internet se comience a recibir propuestas para que se compre ese producto u otro similar. Las grandes empresas tecnológicas en el futuro pretenden anticiparse y proponer la compra de un producto incluso antes de que se haya realizado una búsqueda del mismo.

Así, los datos que estamos suministrando (gratuitamente) por medio de aplicaciones de móvil e Internet están configurando nuestro perfil de consumidor. Utilizan distinta información, según en el barrio en el que vivamos, establecen nuestro poder de compra combinándolo con otros aspectos como nuestra edad, gustos musicales, sexo etc. enfocan los productos que nos quieren inculcar que consumamos.

Aquí surge la primera pregunta: ¿Tomaremos nuestras decisiones basados en la información que recibimos y que ha sido generada por inteligencia artificial?

Hoy en día, la mayor parte de la población mundial accede diariamente a Internet y desarrolla en ella su actividad del día a día como, por ejemplo: entretenerse viendo un vídeo, realizar su jornada laboral en el ordenador, socializar mediante las distintas redes, etc.
Aunque nosotros queramos tomar decisiones propias, basadas en nuestra autocrítica y queramos resistirnos a la influencia en nuestra vida de los algoritmos fundados en inteligencia artificial, siempre, de manera indirecta, las personas de nuestro entorno nos harán llegar, sin darse cuenta, influencias de sus elecciones y decisiones.  Éstas a su vez estarán afectadas por los algoritmos de inteligencia artificial, dado que son los que les recomiendan que realicen diversas acciones en internet y en sus dispositivos móviles, como que entren una página web porque según la información recogida del usuario (sexo, edad, lugar donde te encuentres…) dice que probablemente sea una web interesante para ti.

Es decir, es casi imposible escaparse y evadirse de la inteligencia artificial ya que ésta condiciona nuestras vidas y las de otras personas, y, por lo tanto, nos acabará influyendo de una manera u otra, ya sea mediante Internet o nuestros dispositivos móviles o mediante la influencia de las personas que están en contacto con ella.

Pero aún hay una segunda pregunta que resulta más inquietante: ¿Cómo afectará esta influencia del big data e inteligencia artificial en nuestras decisiones como ciudadanos?

A fecha de hoy ya estamos experimentando el poder de las redes sociales que nos muestran aquellas noticias que más nos gusta oír, las noticias falsas para destruir la credibilidad de personas o manipular su percepción…

Si solo escuchamos una única imagen de los hechos – que es la que “otros” han decidido que es la que debemos recibir: ¿cómo dispondremos del criterio reflexivo y personal para evaluar diferentes versiones o puntos de vista y tomar el camino que creemos que mejor conviene a nuestras vidas? Y otra cuestión: ¿Estamos continuamente siendo manipulados?


Óscar Toimil 1º C

lunes, 17 de junio de 2019

La paradoja de la contaminación



"Se calcula que cada año se echan al mar 13 millones de toneladas de residuos de los cuales el 80% son plásticos", "35 millones de desechos pululan por nuestra órbita terrestre", "la Tierra alcanza la mayor concentración de CO2 desde hace millones de años"... Diariamente leo en las redes sociales o en la prensa titulares como estos, relacionados con el problema de la contaminación. Es algo paradójico ya que cada día destruimos un poquito más nuestro mundo que, aparte de ser nuestro hogar, es el hogar de miles de especies más. Entonces, ¿por qué continuamos con esta conducta? ¿Quién tiene la culpa?
                                                         
Cuando a la ciudadanía le preocupa algo hace manifestaciones para provocar presión sobre los políticos y, así, estos toman en consideración sus peticiones. Pero, si nos paramos a pensar un poco, por ejemplo en estas últimas elecciones ningún partido tenía entre sus "propuestas estrella" medidas serias contra la contaminación; únicamente algunas medidas puntuales que en la mayoría de los casos se quedan en una simple propuesta. ¿Será porque no les estamos transmitiendo nuestra preocupación o porque son los poderes económicos los que tienen la última palabra? Llegados a este extremo, ¿qué podemos hacer los ciudadanos de a pie para luchar contra esto?

Desde mi punto de vista hay tres tipos de responsabilidades. La primera es la responsabilidad ciudadana. Nosotros tenemos que mostrar nuestra preocupación a los políticos para que adopten medidas reales contra el problema. La segunda, es la política. Son los políticos los que realmente pueden tomar decisiones legislativas para que el mundo funcione de otra manera; por ejemplo, promoviendo el uso de energías renovables. La tercera responsabilidad es la científica. La comunidad científica es la que desarrolla soluciones materiales para reducir o erradicar el conflicto.

Concluyendo, creo que la responsabilidad es de todas las personas de este mundo y somos nosotros los que decidimos cuando parar.

Laura Vázquez Lorenzo 1ºB BAC

RELACIONES FAMILIARES

Desde pequeña, la idea de que tendemos a idealizar algunas veces las relaciones familiares no me la he podido sacar de mi cabeza.

Generalmente se tiende a pensar que siempre podremos contar con la familia ante cualquier problema, pero por ejemplo: ¿qué pasa cuando entre padres e hijos se dejan de hablar?  o cuándo se produce una situación de abandono, etc.

Desde mi experiencia me remito uno de los círculos más cercanos que tenemos que son los abuelos. Desde niña siempre tuve pequeños roces por tonterías con mi abuelo ya que siempre he vivido con ellos en casa. Por lo que a lo largo del tiempo en mi mente siempre estuvieron preguntas como ¿qué hice mal para que no me hablase? o ¿en qué me pude equivocar para que se comportase así conmigo? Obviamente yo, no podía dar respuesta a estas preguntas aunque nunca supieron en cómo responderlas. Mi abuelo ya se fue hace dos años pero nunca pude decirle un te quiero por eso al escribir esto os invito a que si tenéis una situación parecida, intentéis reconciliaros con esa persona porque al y al cabo siempre queda una espinita clavada en nuestro interior aunque resulte complicado.

En conclusión creo que deberíamos disfrutar de las personas que nos rodean sin que haya diferencias entre nosotros ya que mientras están, podemos disfrutar de su compañía ya que una vez que se vayan los echaremos en falta.
Alba Miramontes Mera 1ºB Bach

La irracionalidad del ser humano

¿Alguna vez te has parado a pensar en cómo es posible que encontremos placer o entretenimiento en el sufrimiento ajeno?
En la antigüedad se llevaban a cabo representaciones teatrales, cuyo propósito era proporcionar placer al espectador a pesar de las historias aciagas y funestas que se representaban.
Sin ir más allá aún a día de hoy hay gente que disfruta viendo como un toro es perseguido hasta la muerte por un hombre; todos hemos reído alguna vez al ver vídeos en que la gente se cae o hace daño de alguna forma.
¿Qué clase de masoquismo es ese en que decidimos ver una película dramática, por ejemplo? aun sabiendo lo que ésta nos provocará anímicamente y el inminente malestar que nos proveerá, decidimos verla, llorar, y sufrir junto a los personajes. ¿Por qué?

No creo que haya una razón en sí misma, sino una laguna en la psique humana. Y es que en mi opinión, poniéndonos en la piel de los personajes experimentamos sensaciones nuevas para nosotros de las que aprender; o conocidas, que ayudan a desahogarnos, encontrar nuevos puntos de vista y realizar reflexiones.
En el caso de los videos de gente haciéndose daño, creo que es más por el hecho de sentirnos seguros; es decir, vemos el peligro inminente y a continuación comprobamos que es otro el que se ve perjudicado, y puede ser que nuestro cuerpo reaccione de esa forma como un alivio por no haber sufrido dicho infortunio.
Desde luego no son más que especulaciones y podría deberse a una simple crueldad inherente en el ser humano.

       


              Sara Rodríguez Varela 1-A


domingo, 16 de junio de 2019

Mahdi

Existen momentos cotidianos, vacíos y monótonos en los cuales nos zambullimos la mayor parte de nuestras vidas. Pozos pasajeros en los que tirar tiempo sin siquiera esperar recibir algo a cambio. Es precisamente de estas situaciones de donde surgen muchas de las cosas que más nos llegan a marcar a lo largo de nuestra vida. Y ése fue mi caso.

Para ponerte en situación: Acabado un agotador día de clases y exámenes, decido relajarme un poco jugando a un videojuego. Tras encender el ordenador y entrar en el juego, veo que una amiga mía está conectada, y le propongo echar una partida juntos. Ella acepta y me invita a su sala. En ella hay dos jugadores más, mi amiga me pide que les envíe un enlace para unirse a nuestro chat de voz. Hasta entonces mis mayores expectativas para lo que restaba de día eran pasar un buen rato con mi amiga y procurar no irme demasiado tarde a dormir.

Es entonces cuando envío el enlace al chat de voz, esperando encontrarme a un par de amigos suyos. Extrañada fue mi expresión cuando los nuevos interlocutores utilizaban únicamente el inglés para hablar, teñido de un ligero acento del Medio Oriente. Confundido, le pregunté a mi amiga que de quiénes se trataban, a lo que ella alegó: ''No sé, jugué con ellos y me lo pasé bien''. Es aquí donde inicio mi relación con estas dos nuevas personalidades.

Durante nuestro primer juego mano a mano en el mismo equipo, lo más profundo de nuestra conversación no pasaba de preguntarnos entre nosotros dónde podía estar el rival, o pedir asistencia en caso de peligro. Por ahora ésta solo sería una noche de tantas que transcurren de la misma manera para mí. Sin embargo, todo cambió a partir del segundo juego cuando, al preguntarles su procedencia, tardé apenas diez minutos en apartar cualquier atisbo de concentración a lo que pudiese estar pasando en mi pantalla y centrar toda mi atención en lo que este par de personas tenía que contar.

Pese a que he estado hablando de ellos como un par lo cierto es que, a partir de ahora, centraré el texto en el chico que realmente me influyó, Mahdi. Mahdi es un estudiante de informática iraní de 20 años amante de los videojuegos, y con el cual he pasado casi todo mi tiempo libre desde que lo conocí, simplemente compartiendo nuestras culturas, intercambiando ideas, uno de los mayores placeres del ser humano. Gracias a él no solo he aprendido muchísimo sobre la cultura iraní (de la que hablaré más adelante), sino que me ha ayudado a entenderme mejor a mí mismo, sobre quién soy.

Aquella noche de martes me quedé hablando con Mahdi hasta bien entradas las cinco de mañana y, si por mi hubiese sido, me podría haber quedado hablando con él hasta sonar el timbre de las nueve en punto. Me habló de lo mucho que amaba a su tierra, Irán, pero de los enormes problemas de su diplomacia y, muy en especial, de lo mal que le parecía el unir lo religioso con lo político, de como los pecados eran delitos y viceversa.

Allí convertirse al islam y después abandonar la religión musulmana está penado con la muerte. La realidad se me hizo más aciaga cuando me dijo que todos los iraníes nacían por ley musulmanes. Me contó también que cualquier relación romántica fuera del matrimonio era delito y que las escuelas estaban separadas por géneros. He de decir que esto no me extrañó, pero lo que sí lo hizo fue que por el mero hecho de verse con una mujer por la calle sin ser ella parte de tu familia un policía lo podría llevar a la cárcel hasta que sus padres fuesen a declarar y ''pedir perdón''.

Dejando a un lado los temas sexuales, cada minuto que pasaba no sentía sino más curiosidad y estupor por la oportunidad de conocer de primera mano una cultura que me era totalmente desconocida. Me enseñaron muchas palabras en farsi (persa), y yo correspondí con sus homólogas españolas (y gallegas). Más adelante hablamos de historia y política y, como no podía ser de otra manera, le pregunté sobre el feminismo. Me dijo que lo conocía, que los medios no hablaban de ello pero que en las calles cada vez se oía más, y que él está muy a favor de las ideas que propugna ya que, según él, ''we are all humans, bro''. Me dijo que la situación con el hijab había mejorado, cada vez menos mujeres lo llevaban, y que, aunque a él no le parece mal que las mujeres lo lleven, si algún día se casa y su mujer no quiere usarlo, a él le parecería perfecto, pues es decisión de ella, y no de él.

Después de esto, la conversación derivó en artes, pasamos de Eduardo Pondal a Ruhollah Khomeini y a La Celestina. Algo que me dejó insólito fue que Mahdi jamás había escuchado la palabra literatura. No hablo del significante en español, sino del significado de literatura y, pese a que tienen poetas persas, el concepto de literatura les es desconocido.

Al día siguiente, y habiendo dormido apenas dos horas, mi mente solo quería volver a conectar con Mahdi y seguir aprendiendo de él. Esa mañana nos intercambiamos recetas de cocina y terminamos hablando del Ramadán. También aprendí de eso un concepto que no existe (por suerte) en español y que me dejó asombrado: Najjes. Najjes es toda aquella suciedad que no mancha el cuerpo, sino el alma. Najjes es, por ejemplo, la sangre, el esperma, el orgasmo, el parto y, lo que más me sorprendió, los perros. Si bien es cierto que en Irán la gente puede tener y tiene perros, éste ha de estar fuera de casa y ser usado para la caza o como guardián, pero nunca como igual. De tocar a un perro con una mano, ésta ha de ser inmediatamente lavada con agua y jabón. De tocarlo con más que una mano o estar el perro mojado, se considera Najjes y ha de realizarse un ritual conocido como Ghosl, una limpieza física y espiritual de todo el ser que se debe realizar en el baño de casa.

Mi curiosidad no dejaba de crecer, y cada vez mi vínculo con Mahdi era más estrecho, al punto de tratarnos como amigos de toda la vida. Cada vez sentía más que, pese a vivir en distintos continentes, distitna cultura y en general entornos tan extremadamente diferentes, realmente lo que nos diferenciaba era una nimiedad en comparación con lo que nos unía. Este sentimiento que tenía no hizo sino multiplicarse cuando me dio a conocer al resto de sus amigos a través de Telegram. Mahdi me metió en su grupo de mejores amigos y les explicó un poco quién era yo. Algo que me dejó realmente atónito, y seguramente lo que más me haya impactado, es la sensación de familiaridad, de fraternidad con la que me trataron. Para que te hagas una idea: imagina tu grupo de WhatsApp de amigos de toda la vida, y de pronto uno de ellos mete a una persona que no conoces de nada y dice "Éste es Mahdi y es de Irán, no habla español pero es un tío muy majo". El ponerme yo en esa situación fue lo que realmente me hizo en un instante sentir parte de su familia. De igual modo que el resto de lobos reducen el paso para no dejar al herido atrás, ellos podían estar teniendo una conversación en farsi sobre lo que fuese, que en cuanto yo escribía algo, todos cambiaban a hablar en inglés, pero no solo a mí, sino entre ellos, hasta que yo dejaba la conversación. Ahora piensa, harías tú lo mismo?

De ese pintoresco grupo conocí a Jalal, amante de la cultura española y devoto madridista con el que intercambié un Entre dos aguas de Paco de Lucía por un Ahay Khabardar de Homayoun Shajarian, y que piensa que las Comunidades Autónomas son una mala idea y que parece el Japón feudal. También conocí a Ario, que me dejó claro (tras preguntas como si sabía quién era Deadpool o qué era un reality show) que no eran hombres de las cavernas (aunque me preguntó si Andalucía seguía siendo islámica); que pese a que en su país Internet está censurado, utilizan VPN para ver todo lo que en su país se les está prohibido, desde la pornografía hasta Los Simpson; que, al igual que la mayoría de la gente de su edad, solo era religioso en los exámenes y que para él el Dios verdadero y todopoderoso es la fuerza unida de todos los seres humanos.

Desde luego, de esta experiencia comprendí que sólo eramos un grupo de jóvenes riéndonos del mundo antes de que él se riese de nosotros, y todavía sigo aprendiendo un mundo cada día de ellos. ¿Y tú, tienes alguna pregunta que les quieras hacer a Mahdi o a sus amigos?

                                                                                                                                     مهدی ، ممنونم ازت
                        

Ismael Rodríguez Ferreiro 1ºA

¿Estás huyendo?

Hoy en día, la sociedad asume que alguien que padece algún tipo de trastorno mental, es un ser inferior por naturaleza.
Casi el 50% de los adultos padecen un trastorno mental en algún momento de su vida. De este 50%, la mitad de estas personas experimentan síntomas graves o moderados. La primera causa de discapacidad por enfermedad es la depresión. Cuatro de las diez causas principales de discapacidad en sujetos mayores de 5 años, corresponden a trastornos mentales. Aún conociendo esta elevada cifra de personas con trastornos, solo el 20% de las personas que sufren una enfermedad mental reciben ayuda profesional.
Un ejemplo de trastorno mental, es el trastorno límite de la personalidad (TLP). Esta enfermedad se caracteriza por la dificultad en la regulación de emociones. Esto provoca grandes cambios en el estado de ánimo, impulsividad e inestabilidad, problemas de autoimagen y relaciones interpersonales inestables. El resultado combinado de vivir con trastorno límite puede manifestarse en un comportamiento destructivo, como la autolesión o los intentos de suicidio.
Se estima que un 1´6% de la población adulta tiene TLP, pero puede llegar al 5´9%. Casi un 75% de las personas diagnosticadas con este trastorno con mujeres. En el pasado, los hombres eran a menudo mal diagnosticados con trastornos de estrés postraumático o depresión.
Los síntomas del TLP, pueden incluir: esfuerzos para evitar ser abandonados; conductas impulsivas que pueden tener resultados peligrosos (gasto excesivo, sexo no seguro...); sentimientos crónicos de aburrimiento o vacío; comportamiento suicida y automutilación; síntomas disociativos, desconectarse de los pensamientos o sentimiento de identidad, o tener sensación de estar fuera del cuerpo, e ideación paranoide relacionada con el estrés (los casos graves pueden provocar episodios psicóticos breves). También se caracteriza por la agitación emocional que provoca: sienten las emociones intensamente y durante largos períodos de tiempo, y es más difícil para ellos volver a una base estable después de un episodio emocionalmente intenso.
Las causas de padecer este trastorno pueden ser:

  • La genética: no se ha demostrado que ningún gen específico cause directamente este trastorno, pero los estudios en gemelos sugieren que esta enfermedad tiene fuertes vínculos hereditarios. Es cinco veces más común entre las personas que tienen un familiar con el trastorno.
  • Los factores ambientales: las personas que experimentan acontecimientos traumáticos en su vida, como el abuso físico o sexual durante la infancia, o la separación de los padres, tienen mayor riesgo de desarrollar el trastorno. 
  • La función del cerebro: la forma en la que funciona el cerebro es a menudo diferente en las personas con este trastorno, lo que sugiere que existe una base neurológica para algunos síntomas. 
No existe una prueba médica para diagnosticar el TLP, y un diagnóstico no se basa en un síntoma. 
Un plan de tratamiento típico y completo incluye psicoterapia, medicación y apoyo familiar. 
Nuestra sociedad, suele "huir" de la gente que padece TLP, ya que es gente "inestable emocionalmente" o "malas influencias".
Después de haberme informado sobre este tema, creo que lo más común en la gente con esta enfermedad, es por causa de los "factores ambientales", ya que un gran porcentaje de esta gente, sufre esta enfermedad a causa de abanos antaño o reiterados abusos sobre ellos. 


Claudia Rodríguez Dourado
1º bac A




¿Es el apego un vínculo insano?

Hace un tiempo tuvimos una conversación en la que Aurora comentaba su preocupación sobre su bisabuela. Hablamos que después de haber enviudado dos veces tuvo un completo rechazo a volver a enamorarse. Ahora que es muy mayor, últimamente prefiere no pasar demasiado tiempo con la familia, siempre tiene una disculpa, “se hace tarde…”.

Al trabajar para el examen el tema de la filosofía oriental, en el que una de las cuatro verdades del budismo afirma que el sufrimiento surge por el apego que se tiene a las cosas, a la vida y a los demás, nos planteamos:

¿Verdaderamente nos influye tanto el apego en nuestras vidas?

Muchas veces evitamos hacer algo solo por el miedo a sufrir. Como la bisabuela de Aurora hay personas que por ejemplo después de la muerte de un ser querido como un marido prefiere no volver a enamorarse solo por no volver a sentir el dolor por esta pérdida.

¿Nacemos con ese apego o somos nosotros mismos los que a lo largo de la vida nos vamos apegando a las cosas?

Desde la teoría del apego creada por John Bowlby, psicoanalista inglés, sabemos que el apego se crea desde el primer momento de nuestro nacimiento con ambos progenitores y continúa el resto de nuestras vidas. Esto es así porque el apego hace referencia a los vínculos emocionales que creamos con otras personas a lo largo de nuestra vida, primero con nuestros padres, y después con nuestros amigos, pareja o nuestros propios hijos. Es indiscutible la necesidad que todos tenemos de los demás. Esta necesidad este apego nos va a llevar al sufrimiento, todas las personas sufren y muchas veces decimos la repetitiva frase “a mi eso no me va a pasar” y no nos damos cuenta de que todo llega, que en la vida aunque pensemos que no, el sufrimiento está presente y tenemos que aprender a vivir con él.

¿Sería bueno tomar conciencia de ello y tratar de no apegarnos a algo para no sufrir?
Nosotras creemos que tenemos que tener algún apego aunque hay algunos que podríamos evitar para no sufrir pero se nos plantea el problema de cómo conseguir deshacernos de ellos.

Por último, ¿creéis que podríamos vivir sin ningún tipo de apego?, y si fuera así, ¿sería posible deshacernos de nuestros apegos?

Marta Martínez, 1º A
Aurora Alvarellos, 1º A

QUE DETERMINA LA BELLEZA?



Qué es lo que determina nuestra belleza? Cuando pensamos en la belleza tenemos en nuestra mente los cánones actuales por los que se rige nuestra sociedad, pero, ¿servirían estos cánones actuales en el pasado?
Mientras que el canon de belleza griego se basaba en la simetría perfecta y la armonía, los egipcios creían que el cuerpo humano debía estar armónicamente proporcionado. En la Edad Media la belleza era creación divina, solo Dios podía crear belleza a su imagen y semejanza y surge el concepto de “la belleza está en el interior”. En el Renacimiento las formas son más redondeadas, los manos y los pies pequeños, las caderas también redondeadas. Durante el Barroco gustaban las mujeres de piel blanca, cinturas estrechas, manos pequeñas y una frente muy redonda.
Los antiguos egipcios se maquillaban no solo por estética, sino también para proteger la piel del sol y ahuyentar a los insectos. También usaban un polvo de los ojos que además de embellecer el ojo, servía de colirio y tenía propiedades antisépticas. Además prestaban mucha importancia a la ropa y a las joyas. En la edad Media la forma de vestir se caracterizó por la ausencia de maquillaje. Durante el renacimiento gustaba la tez blanca, los labios y las mejillas tienen ahora color de carmín. En el Barroco aparecen las pelucas, tanto en hombres como en mujeres, utilizan mucho los polvos blancos en la cara y el cuerpo.
Seguimos buscando el cuerpo y la estética perfectos pero esto no va a ser posible  porque en cada momento los gustos van a ser distintos e incluso en el mismo momento cada persona tiene gustos diferentes y no va a ser posible tener un estándar único y perfecto.

David López Bernárdez 1ºA

¿Las religiones nos lavan el cerebro?


Un día hablando con mi prima de 9 años y una compañera suya sobre sus comuniones y de la previa doctrina que han recibido, me dijo esta frase: "hay que querer más a los padres del cielo (Dios) que a los de la tierra" , esto me ha llevado hoy a hacerme esta reflexión sobre si las religiones tienen la finalidad de lavarnos el cerebro con fines lucrativos para la iglesia. Como podemos ver este es un pequeño ejemplo de cómo en parte se le está intentando adoctrinar a estos niños ya que se les hace creer en dios y  enseñarles a quererlo más que a sus propios padres, pretendiendo decirles que la gran mayoría de las cosas son gracias a Dios y no a sus padres.
Esto puede crear durante su niñez una cierta creencia, ya que se le está inculcando hacer algo o creer en algo por lo que muchas veces se les llega a amenazar con el castigo de Dios si lo desobedeces. Aunque en el cristianismo se dice que Dios te castiga, también se dice que este sabe perdonar, por lo que los sacerdotes ponen una determinada sanción ante cierta desobediencia.
Pero muchas de estas religiones lo que pretenden es buscar una explicación a ciertas cosas para poder calmar esa ignorancia acerca de temas como pueden ser la muerte o otros muchos. Se deberían de replantear muchas actitudes de las que predican, ya que en estos tiempos ya podemos tachar de inciertas.
En conclusión podemos decir que las religiones pretenden crear respeto hacia ellas usando métodos de este estilo, a la vez que intentan buscar paz y serenidad a la ignorancia del ser humano sobre la vida.


Rubén Suárez Mosquera 1°A Bac

¿Nos hace el perdón mejores personas?

Muchas veces nos vemos en situaciones en las que, de algún modo, estamos "obligados" a pedir perdón. La pregunta es la siguiente: si perdonar y pedir perdón es tan importante y necesario, ¿por qué nos cuesta tanto?
En primer lugar, porque en cada persona hay un deseo de justicia, es decir, "tú me hiciste esto, pues ahora te lo voy a devolver" y esto genera situaciones de ira, de rabia... reacciones inconscientes;  en segundo lugar, reconocer que obramos mal exige por nuestra parte humildad y en tercer lugar, y casi el que más influye, el no pedir perdón deriva de nuestro ego, es decir, cuando no te arrepientes de lo que has hecho y te refugias  en el ‘todo el mundo se equivoca’, o cuando no pides perdón por vergüenza, lo que hay en el fondo son sentimientos de superioridad; a veces uno se quiere demasiado a si mismo,y eso impide reconocer la culpa, lo cual ocasiona prepotencia.


Perdonar es el valor de los valientes. Solamente aquel 
que es bastante fuerte para perdonar una ofensa
sabe amar.
                                                                Mahatma Gandhi
"Requisitos" para el perdón:
Hay distintas concepciones acerca de la perdonabilidad que pueden requerir condiciones diferentes, pero normalmente se incluyen las siguientes:
              1- Arrepentimiento sincero
              2- Expresión de pesar por lo hecho
              3- Intento de reparación
Bien, con estas tres concepciones deberíamos perdonar, pero... aunque pasen estos "requisitos", ¿seríamos capaces de perdonar todo?, ¿seríamos capaces de dejar atrás nuestro ego?
Son preguntas que dependen de la forma de ser de cada uno, en cuanto a nuestra personalidad, pero estaría bien reflexionar sobre lo que cada uno es capaz de perdonar, porque al fin y al cabo, siempre pedimos perdón alguna vez y cuando lo hacemos esperamos que nos perdonen, pero ¿habría que ponerse en el lugar del otro y pensar: yo me perdonaría?

                              Claudia Crespo 1ºA
Ylenia Mallo 1ºA

¿Qué pasaría si...?

"El ser humano está condenado a ser libre". Con esta afirmación Jean Paul Sartre explicaba que la libertad es inherente a la condición humana y que, a lo largo de nuestra vida, somos los únicos responsables de las decisiones que tomamos. Nos vemos obligados a tomar decisiones constantemente, desde cuestiones tan simples como qué ropa nos ponemos hoy o tan trascendentales como que carrera estudiar. Decidir cambiarte de instituto, escoger qué días y a donde ir de vacaciones, ir o no a un concierto... Todas estas cuestiones pueden cambiar completamente el transcurso de tu vida.
Este es uno de los muchos temas que tratan en la película Mr.Nobody. Este largometraje nos narra la vida o, mejor dicho, vidas de Nemo Nobody, un anciano de 118 años que resulta ser el último mortal de la Tierra. Durante el filme, Nobody le cuenta a un periodista toda su vida, incluso desde antes de nacer. Toda la información resulta contradictoria, dando lugar a tres vidas distintas en vez de una sola. El periodista, confuso, le pregunta cuál de ellas es la real, a lo que Nobody responde: "Cada una de esas vidas es verdadera. Cada camino es el verdadero. Todo podría haber sido otra cosa y habría tenido el mismo sentido". Posiblemente Jaco Van Dormeal, guionista y director de la película, nos quiera decir con esto que no hay una opción correcta. Cada decisión que tomamos nos lleva por un camino distinto, pero ninguno es mejor que el otro.
¿No sería interesante poder vivir las diferentes vidas que se nos plantearían al tomar elecciones distintas? Si esto fuera posible el número de historias paralelas a la que vivimos sería descabellado. ¿Cómo enfrentaríamos nuestra vida si conociéramos su final? En relación a esta cuestión hay una frase de la película muy interesante: "Antes era incapaz de hacer una elección porque no sabía qué iba a pasar. Ahora que sabe lo que va a pasar, es incapaz de hacer una elección". Creo que con esta frase Van Dormael quiere reflejar lo inconscientes que somos en muchas ocasiones de la transcendencia que tienen nuestras decisiones. Realmente esta inconsciencia nos facilita mucho la vida, dado que si nos planteáramos seriamente todas las elecciones que debemos tomar viviríamos estancados buscando la decisión correcta cuando, posiblemente, ni siquiera exista.
Recomiendo mucho esta película. Trata otros temas como qué es el tiempo, los miedos innatos, el efecto mariposa o qué ocurre cuando nos enamoramos. Al no ser una narración lineal puede resultar bastante liosa por sus saltos temporales. A pesar de esto, es de esas películas que una vez la terminas no puedes dejar de pensar sobre ella.

TRAILER de MR.NOBODY: https://youtu.be/vXf3gVYXlHg

Clara Cidrás Fernández 1ºC

Ser feliz, o ser infeliz

¿Que prefieres? ¿Ser feliz, pero que todo el mundo sea triste, o al contrario? Si eliges la elección de ser triste para que todo el mundo sea feliz, es básicamente un suicidio, porque no vas a conseguir absolutamente nada que te haga cambiar de sentimiento, las personas que te rodeen harán el esfuerzo de intentar hacerte sentir bien pero no conseguirán nada y por último no vas a esforzarte en nada productivo porque para ti la vida no va a tener sentido. Puedes vivir hasta que te mueras por causas naturales pero tampoco vas a durar mucho ya que no te importará tu salud, tampoco la de los demás a si que podrías causar algún asesinato. Pero lo más probable es que no aguantes ni una semana por la impotencia y te acabes suicidando.
Por otro lado, si eliges que todo el mundo sea triste mientras que tu te encuentres alegre también es otro suicidio, sólo que las consecuencias serían muchísimo peores. Todo lo mencionado anteriormente le estaría pasando a todo el mundo. La población humana estaría extinta en muy poco tiempo, y la única persona viva en el mundo serías tú si no te acaban asesinando al ver lo bien que estás. Pero no todo en esta decisión es malo. Después de que se extinga el ser humano, ya no se produciría más electricidad mientras se contamina el cielo, se dejaría de producir más plástico y las demás especies de este planeta dejarían de verse amenazadas por el contacto humano. Es decir, que esta decisión podría salvar a la tierra de la siguiente extinción masiva.


¿Pero cuál sería tu decisión? si eres una persona razonable verías que no tienes derecho a arruinar la vida de los demás así que elegirías ser la única persona triste. Pero si estás cansado de la humanidad y odias al ser humano, no lo dudes, escoge la otra opción y salva a las otras especies.

Yago Salgado Chane-Pane 1º Bach C

¿Se puede ser feliz sintiéndose solo?

Como seres humanos, nuestra principal característica es que somos seres sociales. Necesitamos relacionarnos con los demás y vivir en comunidad para poder subsistir y desarrollar nuestras facultades. Y así poder lograr nuestros objetivos y metas con más facilidad. El elemento característico por naturaleza en estas relaciones es la comunicación, pero, ¿y en caso de que no la hubiese? Por esta y otras razones, las relaciones interpersonales son muy frágiles, ¿o no?

A mi parecer, las personas se vuelven gradualmente más impacientes y desconfiadas. En muchos casos, sus relaciones se vuelven más débiles con el tiempo. Y llega un momento en el que rompen toda conexión con las personas. Y así se alcanza la soledad, que así dicho, puede parecer que suena bien, estar solo cuando eso es lo que se quiere, parece que es lo correcto pero, ¿sabíais que la soledad puede llegar a definirse como una enfermedad?

Pero para entender algo mejor este concepto, debemos de diferenciar entre aislarse de la sociedad y sentirse solo.
La primera de ellas la lleva a cabo la propia persona por su voluntad, ya sea porque quiere alejarse de los problemas que le produce vivir en sociedad, o quiere eliminar las distracciones de todo este mundo. Los monjes budistas son un buen ejemplo, se aíslan para alcanzar un grado de concentración mayor a través de la meditación, técnica muy utilizada en el mundo oriental. Otro ejemplo son los ermitaños, que se trasladan solos a lugares deshabitados, para dedicar su vida a la oración y al sacrificio.

En cambio, sentirse solo es algo más preocupante. La persona que experimenta este sentimiento puede estar rodeada de gente: familia, amigos, compañeros, pareja… Y sin embargo seguir sintiendo esta sensación. Digo que es preocupante porque puede llegar a ser incluso más peligroso que sentirse solo físicamente hablando, sin la compañía de nadie a tu alrededor. Una de sus principales características es sentir que necesitan estar acompañados para realizar casi cualquier actividad y se sienten ansiosos e impotentes  cuando pasan mucho tiempo sin compañía. Quienes la sienten, poseen un mayor riesgo de sufrir cualquier clase de enfermedad que quienes están solos de verdad, pero no consideran que la soledad sea algo negativo.

Aún así, estas personas han aprendido a “disfrutar” su soledad, y hay quienes piensan que hasta puede tener ventajas. Por ejemplo, al ser capaces de sentir alegría en el estado de soledad, podrán tener más momentos de paz con ellos mismos; o, si viven solos por convicción, sin haberlo decidido y logran ser felices, serán gente sana, libres e independientes.

Por lo tanto, y como hemos visto, el hecho de que alguien quiera sentirse solo, no tiene que ser negativo como todo el mundo lo entiende, ya que puede ser por voluntad propia. Pero, y volviendo al principio, sí que debemos de cuidar nuestras relaciones con las personas, puesto que, a no ser que seas un monje budista ¿a nadie le gusta estar solo, no?

Clara Pazos Vilar 1ºA

Dedicado a ellos


A lo largo de nuestras vidas vemos cómo gente, tanto joven como adulta, está sometida constantemente al estrés que produce el estudio o el trabajo, y a veces, no somos conscientes de las consecuencias que eso produce.

La sociedad nos impone un prototipo de vida basada en: estudiar, hacer el bachillerato, realizar una carrera, trabajar en un empleo (que quizás ni te llena) y, finalmente, morimos, sin haber disfrutado de nuestra vida y compartido experiencias con aquellas personas que nos han enseñado a vivir.
Esto nos ha llevado a reflexionar sobre si valoramos a las personas que nos rodean. Nosotras, por ejemplo, hemos dedicado más tiempo a nuestra formación académica que a las personas que si necesitaban nuestro tiempo, cariño, compañía y apoyo. Es decir, priorizamos el estudio antes que a ellos.
Ahora que ya no están, nos hemos dado cuenta de lo que hemos perdido, multitud de vivencias y recuerdos que habrían valido la pena, nos habrían hecho sentir mejor y hubiéramos hecho más felices a esas personas. Malgastamos nuestro tiempo, dedicándoselo al futuro, y no nos dimos cuenta de la situación del presente.
A pesar de que ya no están con nosotras, son unas de las personas que nos han enseñado a amar y a vivir, son parte de nuestro día a día, de nuestra persona; nos han formado, criado y gracias a ellos somos como somos. Siempre estarán en nuestros recuerdos y nunca caerán en el olvido, ya que, la única muerte es el olvido.  
María Muras y María Díaz 1º B

¿CÓMO DEFINIRÍAS SER MUJER ?

Un día en clase estuvimos hablando sobre la situación de la mujer en décadas anteriores y siglos pasados. Lo que nos llevó a hablar de Simone de Beauvoir.

Con su pensamiento, de si se nace mujer o si se llega a serlo, me causó cierto interés en esta idea por lo que vi un vídeo llamado ¿Cómo definirías ser mujer? de las famosas youtubers Devermut y también un pequeño fragmento de una entrevista en la cual hablaba Simone de Beauvoir.

Si nos referimos a términos biológicos para definir a la mujer, se ven las claras diferencias que hay entre hombres y mujeres pero en mi opinión, dicha definición no se remite a a dichos términos si no que yo utilizaría la definición, de un ser luchadora, valiente y podría seguir diciendo más adjetivos ya que en la mayoría de las veces ser mujer es soportar distintas situaciones debido a los estereotipos.
Además si le preguntas a varias personas qué es ser mujer no saben como definirlo o como dije anteriormente se refieren a la biología para definirla. Aunque he de decir que al preguntarle a una persona me dijo que su manera de definirla es decir que la mujer es una multifunción por lo que tiene que trabajar en su día a día,etc.
Con lo cual que es para ti ser mujer? Serías capaz de definir esta cuestión?

Alba Miramontes Mera 1ºB BACH