sábado, 20 de septiembre de 2014

Dar razones

Comparecencia del presidente del gobierno español en rueda de prensa

   El cansancio que nuestra sociedad muestra hoy ante el espectáculo de lo político se manifiesta, no tanto en la indignación que genera el ambiente de corrupción -cuyas causas abiertas jalonan los juzgados de nuestro país-, como en el hartazgo de las imágenes y afirmaciones huecas que ofrecen sus representantes, diestros en la repetición de las consignas de partido que entorpecen la discusión en el ágora de la vida pública.
Como antídoto al malestar que generan los tapujos contables y los desvíos fraudulentos de fondos públicos, los partidos políticos han comenzado a esgrimir el concepto de “transparencia”. Lamentablemente dicho concepto se ha banalizado, como dice el filósofo Manuel Cruz, en el artículo Las opacidades de la transparencia,  pues se ha confundido la obligación que tienen los que gobiernan de dar cuenta a los ciudadanos de todos sus actos -especialmente del uso del dinero- con la sobreexposición de su presencia en la redes sociales y medios de comunicación, como un modo de acercamiento con el fin de generar confianza entre quien pide transparencia
Como dice Cruz:  “ desde el instante en que se desliza la idea de que el modelo de conocimiento es la mera visión (porque se da por descontado que lo importante es poder verlo todo, o que nada quede oculto a la mirada de la ciudadanía), se empobrece radicalmente la esfera pública, que abandona su antigua condición de ágora en la que debatir para transformarse en escenario de una representación en la que la palabra (esto es, el argumento, el discurso) termina por resultar perfectamente insustancial” de ahí como señala más adelante que podría afirmarse que “la imagen no tiene memoria. Probablemente se derive de ahí la compulsión de algunos de nuestros políticos —tanto los emergentes como los de más rancio abolengo— por aparecer de manera constante en esos espacios privilegiados de visibilidad que son los medios de comunicación de masas y las redes sociales, desentendiéndose casi por completo del contenido de sus mensajes, que suelen quedar relegados por lo general al rango de meras consignas de paso universal.”
Necesitamos, pues, más razones y menos imágenes, opiniones o consignas. Si “la imagen no tiene memoria”, el logos sí la tiene. De nuevo tendremos que hacer una lectura de la alegoría de la caverna para renovar las lecciones que el mito platónico todavía nos sigue ofreciendo.

Nos vemos en clase.

Manuel Cruz es catedrático de Filosofía Contemporánea en la Universidad de Barcelona


martes, 16 de septiembre de 2014

¿Hay Alíen ahí?

En un programa de la cadena estadounidense de televisión Discovery Channel, el físico Stephen Hawking afirmó que sería lógico aceptar la existencia de vida inteligente fuera de la Tierra: "Para mi cerebro matemático, los meros números hacen que pensar sobre extraterrestres sea perfectamente racional. El verdadero desafío es averiguar cómo pueden ser de verdad".
El País, martes, 27 de abril de 2010

El hecho de que un científico tan reputado como Stephen Hawking –con cuya presencia contamos en nuestro centro Rosalía de Castro en el año 2008- plantee la racionalidad de la existencia extraterrestre, nos lleva a sopesar esta afirmación, en el sentido de que podemos preguntarnos: ¿cómo se puede justificar una afirmación de conocimiento? ¿Basta la autoridad científica del emisor para dar respaldo a esta afirmación?
¿Son los siguientes tipos de justificación igualmente fiables: intuición, percepción sensorial, pruebas, razonamiento, memoria, autoridad, consenso del grupo?  y ¿la revelación divina?
Para discutir estos asuntos y otro más, os recuerdo al existencia de la Decimoctava edición EEEP Compostela. Escépticos en el Pub en Compostela  retoman, tras la pausa del verano, los encuentros escépticos para abordar un nuevo tema objeto de discusión  ¿Hay vida inteligente extraterrestre?
La cita el  día 26 de septiembre, a las 21.00, en Kunsthalle (Rúa da Conga, 8). ¡No os lo perdáis!
El título de la ponencia es:

El título de la ponencia es:
 ¿HAY ALIEN AHÍ? DE KLAATU A ET.
Y su autor, Luis Alfonso Gámez Domínguez, nos introduce de la siguiente manera el tema:
A mediados del siglo XX, empezaron a visitarnos seres de otros mundos a bordo de los populares platillos volantes.
Primero, vimos objetos o luces en el cielo; luego, las naves alienígenas aterrizaron, dejaron huellas y se estrellaron; y, por último, los visitantes dieron la cara, bien con mensajes de buena voluntad, bien como siniestros científicos que experimentaban con algunos de nosotros.

Aunque preponderaba la forma humanoide, al principio los extraterrestres eran de diversas formas. Pero hace décadas que eso cambió: ahora sólo interesamos a pequeños cabezones grises de ojos almendrados.
¿Pero de verdad nos han visitado alienígenas alguna vez o ha sido todo un sueño?
¿Por qué iban los Gobiernos de medio mundo a dedicar medios a la investigación de los ovnis, como han hecho, si éstos no existieran?
¿Es posible que haya seres de otros mundos estudiándonos y, al mismo tiempo, esquivándonos para no interferir?
 ¡No os lo perdáis!


Luis Alfonso Gámez Domínguez es licenciado en Historia por la Universidad de Deusto y máster en Periodismo por la Universidad del País Vasco y el diario 'El Correo'.

Es periodista y trabaja en el diario 'El Correo' de Bilbao, donde ha cubierto la información de ciencia durante años y ha coordinado el proyecto Ciencia, que incluía un suplemento y un portal en Internet dedicados a la divulgación.
Desde hace años, imparte un seminario sobre pensamiento crítico en el máster de Periodismo de la Universidad del País Vasco y el diario 'El Correo', donde ha sido profesor de redacción periodística.
Actividad relacionada con el escepticismo:
Mantiene desde junio de 2003 'Magonia', un blog dedicado al análisis crítico de los presuntos misterios paranormales y al fomento del escepticismo, y firma desde octubre de 2010 una columna en español, '¡Paparruchas!', en la web del Comité para la Investigación Escéptica (CSI), organización de la que es consultor.
En España, es fundador del Círculo Escéptico, asociación organizadora del Día de Darwin de Bilbao y de los encuentros Enigmas y Birras, entre otros actos de divulgación del pensamiento crítico.
Ha sido el conductor y asesor principal de 'Escépticos', una serie de ETB que es la primera producción española de televisión dedicada a la promoción del pensamiento crítico.
Además de en el diario 'El Correo', ha publicado artículos y reportajes sobre misterios en revistas como 'Muy Interesante', 'Rolling Stone', 'The Skeptical Inquirer', 'Pensar' y otras, y participado en numerosos programas de radio y televisión para hablar sobre ciencia y pseudociencia.
Da charlas ante todo tipo de público -desde escolares hasta jubilados, pasando por universitarios- en las que habla de la conspiración lunar, la Atlántida, los ovnis, la guerra psíquica, las conspiraciones, la psicología del engaño y el periodismo gilipollas, entre otros temas.
Ha escrito los libros 'La cara oculta del misterio' (2010) y 'Crónicas de Magonia' (2012), y ha coordinado la obra colectiva 'Misterios a la luz de la ciencia' (2008), publicada por la Universidad del País Vasco y en la cual destacados científicos examinan la posibilidad de vida extraterrestre y la existencia de monstruos, entre otros asuntos.

Fue el único español participante en el libro 'Skeptical odysseys. Personal accounts by the world’s leading paranormal inquirers' (2001), editado por el filósofo Paul Kurtz.


jueves, 11 de septiembre de 2014

Las reglas de ser mujer.

Recientemente, con el robo y siguiente publicación de fotos de celebridades como Jennifer Lawrence, Victoria Justice o Lea Michelle desnudas, ha sido irritantemente común encontrarse en redes sociales e incluso en conversaciones en la calle el mismo cargante y absurdo comentario: "¿Es que no aprenderán las famosas? ¿Por qué no pararán de sacarse esas fotos?".
Es curioso que todo el mundo se dedique a condenar de forma sistemática el comportamiento de estas mujeres cuando el único delito que se ha cometido en esta situación es el robo de su propiedad privada. "Si no quieren que se las roben que no se las saquen", vociferan tantos. Esto, por lo menos a una servidora, me recuerda aquello de que "si esa mujer no quiere que la violen que no se ponga ese vestido".
Puesto que últimamente está tanto de moda llenarse la boca con términos como igualdad y feminismo y géneros y géneras, mi contribución para que la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad es rebajarme al nivel al que son rebajados los representantes del sexo masculino cada vez que alguien pronuncia una de esas afirmaciones. Esto significa que cada vez que vea a un señor con pantalones cortos por la calle le daré una señora patada en sus partes nobles y pondré de excusa que "dios santo, iba provocando".
O por el contrario podríamos tomar medidas que no hirieran a nadie psicológica y/o físicamente, lo que cual por lo menos a priori parede hasta una buena idea, y dejar de sobrelegislar el comportamiento femenino. "No puedes tener demasiadas relaciones sexuales si deseas que tu sexualidad sea respetada". "No puedes no tener relaciones sexuales porque ese es tu deber como mujer". "Debes cubrir tu cuerpo poniendo especial énfasis en aquellas partes que tu cultura por motivos totalmente aleatorios ha decidido sexualizar para así evitar ser acosada. Pero, eh, si aún así sigues siendo perseguida y bajo riesgo de violación va a seguir siendo culpa tuya porque no has tomado las medidas necesarias para protegerte". Y por supuesto, aquella que me ha llevado aquí hoy "si las mujeres no queréis que vuestra vida privada salga a la luz, no tengáis vida privada".
Según la RAE, la vida privada es "ámbito de la vida que se tiene derecho a proteger de cualquier intromisión". Si Jennifer Lawrence hubiese tenido el más mínimo interés en que tú y yo la viéramos como vino al mundo, no le hubiese costado nada publicar esas fotos a ella misma, pero así como esas fotos eran algo PRIVADO y PERSONAL, que ella tenía para ella misma o para quien a ella le apeteciera. Y como la propia definición lo indica, ni tú ni yo teníamos derecho a entrometernos en ella.
Robar es un delito, tener vida privada es un derecho.

Malva Freire Regueira, 2ºBI

miércoles, 10 de septiembre de 2014

En el aire

Sí, como dicen los profesionales de los medios de comunicación:  ¡Estamos en el aire!
Volvemos con el aire fresco del otoño después de los calores y el aire acondicionado estival .
 Volvemos para retomar el timón de una nueva singladura en la que esperamos acertar a poner la vela donde sople el viento.
Volvemos con el ánimo de mantener la esperanza sin por ello construir castillos en el aire.
Volvemos para renovar nuestro propósito de mostrar que el conocimiento no es un saber a secas, sino un saber-lo-que-hay-que-preferir, pues como escribe Platón en la Apología de Sócrates, el verdadero problema no es saber esto o aquello, sino ser de tal o cual manera.
Ahí estamos, la filosofía como una actitud ante la vida y un deseo de saber acerca de lo que nos sucede, acerca de lo que hacemos en nuestra vida cotidiana, que nos da la posibilidad de dialogar de un modo razonable con los otros, con los que escriben y tienen a bien leer este blog.
A los que se inician y a los que siguen ahí, les deseo que los vientos nos sean favorables en esta odisea  que se renueva.

Os dejo este texto del escritor Manuel Vicent:
 En el aire
Decía John Stuart Mill que el genio solo puede respirar en un aire de libertad. Necesitamos nuevos aires que muevan esta atmósfera pesada en; a fuerza de esperar, a fuerza de enredos virtuales parecía que nos habíamos quedado sin ánimo, sin talento para recrear estética y éticamente nuestra atmósfera

Permanecen en el aire todavía los versos de Safo y de Píndaro que se perdieron; las melodías que inventaron los pastores de Virgilio soplando una caña o el filo de una hoja seca, música de la naturaleza que se llevó el viento; los cánticos, las danzas rituales, las plegarias a unos dioses que también ignoramos; la filosofía y las tragedias escritas en pergaminos que se pudrieron o se hundieron en el polvo o ardieron en la biblioteca de Alejandría. Permanecen en el aire todavía los cuentos narrados de viva voz sobre las alfombras en las esquinas de Bagdad; los consejos de los sabios budistas, místicos y sufíes, que no encontraron respuesta en el corazón de los discípulos y siguieron viaje en el tiempo. Solo una mínima parte de toda la belleza y sabiduría que se ha creado desde el fondo de los siglos en este planeta ha llegado hasta nosotros, pero el resto de ese inmenso caudal no ha desaparecido. Si fueron rimas, canciones o fábulas están todavía suspendidas en la atmósfera; si las enseñanzas grabadas en tablillas de barro, en papiros, vitelas o pasta de celulosa se convirtieron en ceniza o estiércol habrán fecundado la tierra y ahora dan fruto en árboles llenos de pájaros; si un día naufragaron las naves griegas o latinas, los bajeles sarracenos o los barcos cristianos que transportaban dioses de bronce, ánforas con aceite y vino, monedas de oro o mapas de islas del tesoro, ese sagrado cargamento forma parte del mar que ahora navegamos. También han sido infinitos los crímenes que han quedado sin castigo, los ríos de sangre que se han evaporado, los gritos de dolor que llegaban hasta el horizonte. Los nombres de los asesinos impunes componen un cielo muy estrellado. Existen hazañas y matanzas que nunca fueron contadas, enigmas de la historia que han quedado sin resolver, vicios y perversiones que tampoco han sido confesados. El aire de un arte y un horror desconocidos respiramos, pero ese soplo es el sueño que excita solo la imaginación de los poetas, de los músicos, de los pintores, de todos los artistas y al final se hace carne. Realmente la inspiración no es más que el don gratuito que tienen algunos seres para respirar esa carga perdida de belleza y maldad y rescatarla del poder del viento.

martes, 2 de septiembre de 2014

De interés

Se vos interesa o conflito que está a suceder en Ucrania, botádelle un ollo a este enlace:
http://liveuamap.com/?ll=48.093408213709814;399.170263061523&zoom=8
É un mapa que vai amosando moitos dos sucesos ocurridos durante o conflito neste país.

Alejandra Picón Romero, ex-alumna de BI.

sábado, 26 de julio de 2014

Ideas versus manzanas

Hoy reproduzco el artículo de opinión firmado por Pedro Puy en el que se cita este blog, motivo por el cual desde aquí le damos las gracias por darnos la oportunidad de abrirnos nuevas fronteras de divulgación. 
La idea principal que domina el artículo seguirá siendo objeto de nuestra reflexión inevitablemente en el futuro, pues no estamos dispuestos a renunciar a una mirada crítica sobre los problemas que nuestro tiempo nos obliga a pensar.


¡Buen verano!

PEDRO PUY
La Voz de Galicia. 20 de julio de 2014  

Escribe Michael Ignatieff, nunha recomendable lectura para o verán (Fuego y Cenizas: Éxito y fracaso en política, Taurus, pax. 186): «A democracia depende da persuasión... Na política que temos agora, a persuasión está desaparecendo. En democracias parlamentarias e presidencialistas por igual os votos decídense de antemán e nada depende da persuasión, do intento por chegar á bancada de enfrente. [...] Cando a persuasión non cabe no debate democrático, os intercambios vólvense inútiles representacións de acritude. Nada reduce máis a estima dun cidadán pola democracia que ver a dous políticos inxuriándose mutuamente nunha Cámara polo demais baleira, e isto é algo común aos Parlamentos de todo o mundo».
Uns estudantes do bacharelato internacional do IES Rosalía de Castro compostelán visitaron recentemente o Parlamento de Galicia, para presenciar parte dun dos seus plenos ordinarios. No seu blog, titulado ¿Qué es una manzana?, recolleron as súas impresións tras a visita, das que reproduzo literalmente algúns extractos, deixando constancia de que en ningunha das entradas do blog se fixeron distincións partidistas: as observadoras falan dos «políticos» de todos os grupos, sen distinguir entre «esquerdas rupturistas» ou «partidos sistémicos».
Mónica: «Ese pleno parecía un patio de colegio con niños pequeños hablando cada uno de una cosa, sin respetar el turno de palabra, sin mirarse a la cara al exponer el tema que el otro le tenía que debatir, además de gritar e increpar lo que el adversario decía, vamos, como si la sala fuese un estadio de fútbol, el pleno un partido y los diferentes políticos jugadores cuya misión es meterle un gol al rival. Asistimos pues, a un acto en el que los políticos se dirigían unos a otros con palabras vacías, intentando quedar bien de cara al público y sabiendo que dijesen lo que dijesen unos iban a abuchear y otros a aplaudir automáticamente». Sara: «Todo es una campaña electoral continua y se aplauden o se abuchean cuando ellos lo creen conveniente. Trabajan para ellos mismos, para los partidos, pero lo disimulan demasiado bien, ya que nos alimentan con palabras huecas que nos dan esperanza».Reaccións que resume perfectamente Ana no título da súa entrada no blog: «Si no se miran entre ellos, ¿cómo van a mirarnos a nosotros?»; na que afirma: «Nuestros políticos no hablan entre ellos. Y cuando dan sus pequeños discursos uno detrás de otro, no hablan de nosotros. La clase política ha perdido el diálogo, la argumentación, [...] y todavía habrá quien se pregunte por qué no nos interesa la política».
Certamente, o feito de que as impresións das estudantes compostelás de bacharelato estean avaliadas por todo un profesor da Universidade de Harvard, ou que sexan extensibles a todas as democracias, con independencia de que sexan parlamentarias ou presidencialistas como lembra Ignatieff, non é consolo dabondo. O blog ¿Qué es una manzana? toma o seu nome dunha máxima de Bernard Shaw: «Se ti tes unha mazá e eu outra e as intercambiamos ambos ficaremos cunha mazá; pero se ti tes unha idea e eu teño outra, e as intercambiamos, entón cada un de nós terá dúas ideas».
Intercambio de ideas, e non de mazás voando con acritude desde unhas bancadas cara as outras. É o que cabe esperar do parlamentarismo. Incluso aínda que o intercambio de ideas no Parlamento só sirva para que haxa máis ideas a considerar e non se altere o previsible resultado das votacións. Xa Lord Palmerston, primeiro ministro inglés a mediados do século XIX, en pleno período do chamado «Goberno pola palabra», recoñecía entón con elegante cinismo: «Os discursos dos meus adversarios fixéronme cambiar moitas veces de opinión, pero nunca de voto».


Pedro Puy é portavoz do PP no Parlamento de Galicia

martes, 22 de julio de 2014

A imposible educación imparcial dun fillo.

Aínda que a min xa se me acabaron este curso os meus días en BI, deixo neste blog unha das moitas reflexións que se me están vindo á mente este verán, simplemente por se a alguén lle interesa.

O título desta entrada de blog reza "A imposible educación imparcial dun fillo.", tema que expoñerei nas liñas vindeiras.

Moitas vesces inténtase educar a un rapaz desde unha perspectiva liberal, na que el ou ela aprenda a pensar por si mesmo e a desenvolver un sentido crítico sobre o mundo que o/a rodea, cousa que por moitos se ve como algo bo. E, precisamente, nese vocablo radica o problema: moitos veno como algo bo, pero para outros iso é algo malo. Non imos entrar en detalles sobre por que pode ser bo ou malo, pero é o noso punto de partida para o que intento expoñer. O primeiro interrogante é o seguinte: pódese considerar que educar a un fillo nos preceptos do liberalismo e dun xuízo crítico é unha maneira consciente ou subconsciente de adoctrinación? Ou, pola contra, o termo "adoctrinación" só se pode usar no caso dunha educación totalmente contraria á exposta? E, nese caso, ¿por que se pode considerar mala esa educación? ¿Que é o que distingue unha maneira de ensinar da outra nos termos de "bo" ou "malo"? É a adotrinación boa nalgún momento? Calquera dos dous posibles tipos segundo as liñas de arriba?

Ao largo da historia escoitamos o caso de eventos e sucesos de índole política, nos que se pode observar como existiu un afán por reclutar xente, sobre todo noviña, en prol dos ideais perseguidos. A partir de acontecementos coma eses estamos concienciados sobre un suposto poder negativo da adoctrinación. Pero, cando edcuamos a un rapaz, cando unha nai, un pai, corrixe ó seu fillo pequeno, ou lle fala de certas cousas, ou lle di "le isto", ou "non leas aquilo", non o estamos adoctrinando no fondo? Non estamos intentando que sala como nós desexamos? É moi posible que moitos pais non vexan nos seus fillos o modelo de persoa que pretendían crear pero, haise que dar conta de que foron eles os que lles inculcaron certos coñecementos e experiencias que, ó fin e ó cabo foi o que axudou a moldealos, creando un humano con ideas propias que ben pode ser que sexan simplemente o resultado de experiencias aprendizaxes supostamente olvidadas, traumas, aprendizaxes frescas e a relación con outros moitos da súa especie e co medio.

Atendendo a todo isto, pódese falar de liberdade? Podo asegurar que son libre? O feito de estar pensando deste xeito agora mesmo, sobre isto, cun ordenador determinado, sentada nunha postura en concreto, sin o reloxo porque me molesta, con sono pero con ganas de escribir, é simplemente así porque fun libre de conformar unha opinión totalmente imparcial ou porque é o que me induciu a facer toda a educación recibida de meus pais, así coma a que recibín do resto do medio?

Pode ser algo angustioso pensar en que todo o facemos dun xeito porque nos moldearon para facelo así, pero dádelle voltas. É a liberdade isto? Ou, por outro lado, é máis libre un bebé recén nacido, con toda a súa vida e experiencias por escribir que nós? E, levándoo aínda a un extremo aínda maior: ese bebé non é o froito dunha coidada xenética que nos programa para ser ou actuar de certo modo nalgún ámbito ou situación determinada? Polo mero motivo de ter forma física pódese falar xa de non liberdade, dado que non podemos elixir a forma ca que nacemos? E o feito de non ter forma podería otorgar a liberdade, ou sería a mesma situación, pero vista ó revés: non tes forma porque é  o característico no teu caso e non o podes alterar?

Así pois, podemos dicir que existe a liberdade, ou é so un froito da esperanza do ser humano? Estamos en verdade "condenados a ser libres"?

Creo que este é un tema complicado, pero que merece a pena discutir algo. Aí volo deixo. A ver que vos parece...

Ánimo co curso que vén, que ides sudar a gota gorda! :)

Alejandra Picón Romero, ex-alumna de BI, Letras.